Facebook Twitter Google +1     Admin

91 AÑOS DE SINIESTRA E INVERECUNDA HISTORIA DE CARABINEROS DE CHILE

20180427232438-carabineros.jpg

“Orden y Patria es nuestro lema, 
                                                  la ley espejo de nuestro honor honor; 
                                                  del sacrificio somos emblema 
                                                  Carabineros de la Nación”. 

                                                    (Del Himno de Carabineros de Chile)

Escribe: Iván Ljubetic Vargas, historiador del Centro de Extensión e Investigación Luis Emilio Recabarren, CEILER

Enviado por Verónica De Negri

El Cuerpo de Carabineros de Chile fue fundado el 27 de abril de 1927 por el dictador, general de Ejército Carlos Ibáñez del Campo.

En sus 91 años de existencia ha sido una de las más importantes fuerzas represivas que han utilizado los gobiernos antipopulares.

Y a ello debemos agregar el robo de más de 27 mil millones de pesos perpetrado por más de 30 miembros de este cuerpo represivo, cuyo proceso está en pleno esarrollo. Además, como guinda de la torta está la “Operación Huracán” contra el pueblo mapuche.

 I.- DESDE SU FUNDACIÓN AL GOLPE FASCISTA

El 25 de diciembre de 1931, durante el Gobierno de Juan Esteban Montero, carabineros llevó a cabo una cacería de comunistas en la ciudad de Vallenar, asesinado a más de 30  dirigentes y militantes.

Durante el Segundo Gobierno de Arturo Alessandri Palma, carabineros perpetraron cuatro masacres.

El 27 de abril de 1931 (cuando cumplían siete años de su fundación) asaltaron el local de FOCH de Santiago, en San Francisco 608, donde sesionaban los obreros municipales en huelga. Dejaron cinco muertos y más de 20 heridos a bala y sable.

A fines de junio de 1934 persiguieron y mataron a más de 600 campesinos en Ranquil, en el Alto Bio-Bio.

En febrero de 1936 atacaron a los obreros ferroviarios que estaban en huelga, dejando a decenas de heridos.

El 5 de septiembre de 1938 asesinaron a sangre fría a 62 jóvenes nazis en el edificio del Seguro Obrero.

Resultado de imagen para matanza del seguro obrero

En el Gobierno de Juan Antonio Ríos, carabineros perpetraron tres masacres, todos en el año 1942.

El 11 de junio, atacaron a campesinos del fundo Llay-Llay, de Purranque, cerca de Osorno, asesinando a dos trabajadores y dejando otros seis heridos.

El 20 de febrero, reprimieron una manifestación que tenía lugar en la Plaza Ercilla de Santiago, dejaron a un obrero muerto.

El 7 de octubre, asaltaron el local sindical de los mineros del carbón de Lota, asesinando a tres obreros y varios más quedaron heridos. 

El 28 de enero de 1946, durante la Vicepresidencia del radical Alfredo Duhalde Vásquez, Carabineros masacró a los participantes de una concentración en la Plaza Bulnes de Santiago. Mataron a seis obreros (uno de ellos fue la joven comunista Ramona Parra) y dejaron numerosos heridos con balas de guerra.

Resultado de imagen para cadaver de ramona parra

A comienzos de mayo de ese mismo año, y siempre en el gobierno de Alfredo Duhalde, la policía uniformada atacó la Comunidad Ignacia Nacurray, en Palmahue, provincia de Cautín, asesinando a tres mapuches y varios otros quedaron heridos.

El 14 de ese mismo mes, reprimieron a campesinos del fundo La Isla, comuna de Fresia, departamento de Puerto Varas. Murieron dos campesinos; cuatro fueron heridos.

En el Gobierno de Gabriel González Videla, carabineros perpetraron seis masacres.

El 12 de junio de 1947 dispararon  en la esquina de Bascuñan Guerrero y Alameda contra choferes y cobradores de micros de Santiago que estaban en huelga, con un saldo de 4 muertos y 20 heridos.

El 5 de junio de 1949, atacaron a manifestantes que se encontraban en San Diego con Avenida Matta, dejando 19 heridos, algunos de ellos muy graves.

En los días 16 al 20 de agosto del mismo año,  carabineros y efectivos del Ejército reprimieron a estudiantes y obreros que protestaban  en la capital contra el alza  de los pasajes de la movilización. Hubo cuatro muertos y numerosos heridos a bala.

El 7 de noviembre de 1950, estudiantes efectuaban manifestaciones en la Plaza de Armas.

Fueron atacados por carabineros que dejaron varios heridos a bala.

El 10 de marzo de 1951, carabineros reprimieron a balazos a obreros de la Compañía Refinería de Azúcar de Viña del Mar que estaban en huelga; 36 trabajadores fueron heridos con balas de guerra.

El  1 de julio de 1952, carabineros se lanzaron contra estudiantes  y obreros que protestaban  en las calles de Santiago contra el Pacto Militar firmado por el gobierno de González Videla y Estados Unidos. Hubo un muerto y varios heridos.

Durante el segundo Gobierno de Carlos Ibáñez hubo tres masacres perpetrados por carabineros.

El 17 de septiembre de 1956, atacaron a los obreros de la Oficina salitrera Pedro de Valdivia que estaban en huelga, asesinando a tres trabajadores y dejaron otros 24 gravemente heridos.

El 30 de marzo de 1957, reprimieron a los manifestantes que marchaban por las calles de Valparaíso. El saldo fue un muerto y varios lesionados.

El 1 de abril de 1957, carabineros dispararon contra estudiantes que caminaban por calle Miraflores de Santiago. Mataron a una estudiante universitaria y varios fueron heridos a bala.

El 6 de junio de 1960, durante el Gobierno de Jorge Alessandri, carabineros irrumpieron en el sindicato de los obreros de Madeco que estaban en paro. Veinte trabajadores recibieron heridas de balas.

El 3 de noviembre de 1960, en ese mismo gobierno, carabineros reprimieron a manifestantes de la CUT en el centro de Santiago, un obrero y un empleado fueron asesinados.

Durante el Gobierno de Eduardo Frei Montalva, en  nueve ocasiones, la policía uniformada asesinó al pueblo.

En 1965, carabineros asesinaron a un campesino y dejaron varios otros heridos a bala en el fundo Los Cristales.

El  23 de noviembre de 1967, atacaron a una manifestación de la CUT en Santiago, en los marcos de un paro nacional contra el ahorro forzoso que quería imponer el gobierno de Frei. Siete obreros fueron asesinados y varios otros heridos a bala.

En 1969, en dos oportunidades, reprimieron a pobladores. En Arica el Grupo Móvil dejó a un poblador muerto. En Rancagua, hubo una víctima mortal y varios heridos.

El 9 de marzo de 1969, atacaron a pobladores de Pampa Irigoin, en Puerto Montt. El saldo fue 11 muertos  y varios heridos.

Resultado de imagen para Funerales de las 11 víctimas de carabineros en Pampa Irigoin, Puerto Montt

El 28 de agosto de 1969, la represión policial cayó sobre manifestantes en San Miguel, dejando un muerto y varios heridos, siete de ellos graves.

El 11 de septiembre de 1969, carabineros asesinaron en Copiapó a un estudiante.

En 1970, reprimieron a estudiantes en huelga, dos de los cuales fueron muertos.

El 8 de julio de ese año, carabinero de civil asesinó a un joven comunista en un acto que se realizaba en la Plaza Tropezón de Quinta Normal, en los marcos de un paro nacional de la CUT.

Desde la creación del Cuerpo de Carabineros  el 27 de abril de 1927 hasta el 8 de julio de 1970, esta policía participó directamente en 30 asesinatos de trabajadores, pobladores y estudiantes.

El Gobierno Popular ha sido el único período de la historia del Cuerpo de Carabineros que sus componentes jugaron un rol al servicio del pueblo. Un ejemplo: los “guanacos” que antes y después han  servido para reprimir las manifestaciones populares, fueron utilizados para llevar agua a las poblaciones que no contaban con agua potable.

 

II.- DURANTE LA DICTADURA FASCISTA

En el este negro período de la vida de nuestro país, hubo siempre en la Junta de Gobierno un representante de Carabineros. Tuvieron,  por tanto, responsabilidad directa en todos los crímenes cometidos por el terrorismo de Estado.

Durante el 11 de septiembre de 1973 y los días siguientes, los carabineros jugaron un rol principal en la detención y torturas de “elementos marxistas”, especialmente en las ciudades pequeñas y poblados del país.

Estando preso en la cárcel de Temuco, conocí los testimonios de muchos compañeros traídos desde Nueva Imperial, Carahue, Puerto Saavedra, Nueva Toltén, Cunco, Melipeuco, etc. en que  relataban que habían detenidos por carabineros (que en muchos casos eran conocidos o amigos de ellos), que los insultaban y golpeaban acusándolos de querer asesinarlos siguiendo las instrucciones del  Plan Zeta. Como sabemos, quedó plenamente demostrado que este plan era otro de los infundios inventados por los fascistas.

Hubo casos emblemáticos en este sentido.

CUESTA BARRIGA

Relata la revista “Hoy”, en su edición Nº 94 (del 14 al 20 de marzo 1979), pp. 12 y 13:

“La noche del 12 de septiembre del 73 le detuvo un piquete de carabineros de Curacaví. Quedó en el recinto policial junto con otros 17 detenidos. Se le golpeó e interrogó. No se halló nada en su casa.

El 16 de septiembre un fotógrafo de Curacaví tomó una instantánea del grupo. Al filo de la medianoche de ese domingo, siete de los prisioneros –entre ellos el protagonista que quedaría vivo- fueron sacados de la Tenencia. Se les dijo que iban a ser trasladado al Estadio Nacional, por lo cual todos se proveyeron de frazadas. Los carabineros al mando del teniente, les hicieron subir en una camioneta y en un jeep de color verde, requisado a una empresa del lugar. Los dos vehículos partieron. Pero más allá, en lugar de tomar por el túnel Lo Prado, se desviaron hacia la Cuesta Barriga.

En un sitio en que se levanta una antigua construcción que servía como cocina para los obreros de Obras Públicas, se les hizo descender. Los agentes uniformados los obligaron a caminar hasta las ruinas. Los siete fueron puestos de espalda a la pared. Les alumbraron las caras con linternas y el oficial dio orden de disparar al piquete que encabezaba. El sobreviviente sintió que un plomo ardiente le penetraba su pierna derecha, y cayó.

Al desaparecer los vehículos, el sobreviviente se palpó el cuerpo, buscando las heridas. Supuso  que su salvación se debía a un milagro. Sintió el quejido de una persona. Era José Guillermo Barrera. Ambos se habían estado en los extremos de las filas de los fusilados. Esa fue la causa de que no recibieran el grueso de los impactos”.

Otros cinco quedaron allí asesinados por carabineros.

CASO LAJA - YUMBEL

El 18 de septiembre de 1973, carabineros  procedieron a detener a 21 personas en Laja y San Rosendo. En su mayoría eran trabajadores de la Papelera de Laja, de los ferrocarriles del Estado, también dos directores de Escuela de Laja y dos regidores. Estuvieron como detenidos desaparecidos. Sus familiares los buscaron, no dejando puerta sin golpear.

 Seis años después fueron hallados en el Cementerio de Yumbel y en el fundo San Juan de Laja.

El funeral de las víctimas se realizó el 27 de noviembre de 1979. Todo el pueblo de Laja, en un emotivo gesto solidario, se volcó a las calles de la ciudad.  Eran 15 mil personas.

Relata el padre José Aldunate: “Fueron llegando de todos los ángulos; los papeleros recién terminado su turno; mujeres, con sus niños; parecía que ni los perros quedaron en su casa. La muchedumbre saludaba a las víctimas mientras se iba colocándose en la procesión: ‘Compañero Luis Onofre Sáez...Presente!’ Compañero Fernando Grandón Gálvez... Presente!’. La expresión que fue tomando cuerpo en esta gran multitud, en forma cada vez más avasalladora, fue la del compromiso político. Reaparecieron antiguos gritos de combate: ‘El pueblo, unido – jamás será vencido’. ‘Compañero Salvador – avanzamos sin temor’ ‘fascista, escucha – el pueblo está en la lucha’.

Viejos luchadores, visiblemente emocionados, con lágrimas en los ojos, revivieron antiguos tiempos.” (“Mensaje” Nº 286, enero-febrero 1980, p. 59)

ASESINADOS EN MULCHÉN

Los días 5, 6 y 7 de octubre de 1973 un grupo armado formado por carabineros, en base a una lista confeccionada previamente, detuvieron y asesinaron a 18 campesinos de los fundos El Morro, Carmen, Maitenes y Pemehue de Mulchén. No hubo enfrentamiento armado alguno y ni siquiera pruebas fehacientes que los 18 tuvieran  militancia política “extremista izquierdista”.Se les llevó al fundo El Ñurdo donde se les asesinó.

Cuando fue encontrado el cementerio clandestino en que fueron enterrados, se hallaron los 18 cadáveres con las manos atadas a la espalda y los cuerpos con impactos de armas de fuego.

Entre los responsables de este crimen están el  teniente de carabineros de Mulchén, Jorge Maturana Concha y los carabineros Osvaldo Díaz Díaz (alias Alicate) y Héctor Guzmán Saldaña. Varios civiles y un sargento del Regimiento de Montaña Nº 17.

LONQUÉN

Ocurrió en la comunidad rural de Isla de Maipo. El 7 de octubre de 1973, quince campesinos fueron detenidos por carabineros de la Tenencia de esa localidad, al mando del teniente Lautaro Castro Mendoza. Fue precisamente en ese Cuartel policial donde se les vio por última vez con vida a los quince campesinos, cuyas edades fluctuaban entre 17 y 51 años.

Sus familiares los buscaron desesperadamente.  Los 15 campesinos pasaron a formar parte de la siniestra lista de detenidos  desaparecidos.  Sólo se supo la suerte corrida por ellos  cinco años después, en 1978.

En ese año, bajo secreto de confesión  se conoció el lugar preciso donde estaban enterrados varios cadáveres en el sector Lonquén, 15 kilómetros al sur de la ciudad de Talagante y a 60 kilómetros de Santiago.

El sacerdote que recibió la denuncia sobre la existencia del cementerio clandestino –previa autorización del anciano creyente que la entregó- comunicó el hecho a las autoridades eclesiásticas, en  primer término al Cardenal, Arzobispo de Santiago, monseñor Raúl Silva Henríquez. La Iglesia acordó formar una comisión.

El jueves 30 de noviembre de 1978 se realizó en la Vicaría de la Solidaridad una reunión  en que participaron  el Obispo auxiliar Enrique Alvear, el presbítero Cristián Precht y otros miembros de la Vicaría, más tres invitados: el abogado Máximo Pacheco, Jaime Martínez, director de ‘Qué Pasa’, y Abraham Santibáñez, subdirector de ‘Hoy’.

Cristián Precht y Javier Egaña, secretario ejecutivo de la Vicaría, dieron cuenta de la información y pidieron a los tres invitados que los acompañaran a verificar la denuncia.

La Comisión encontró en los hornos de una antigua mina de cal las primeras pruebas de un horroroso crimen. Se hizo la denuncia  el viernes 1 de diciembre ante la Corte Suprema, quien ordenó a la jueza subrogante de Talagante iniciar las investigaciones.

Posteriormente el caso pasó a manos el ministro Adolfo Bañados Cuadra, quien luego de una eficaz investigación llegó a la conclusión que los  cadáveres encontrados en Lonquén,  pertenecían a los 15 campesinos y que habían sido víctimas de un crimen cometido por un grupo de carabineros de Isla de Maipo, quienes los habían detenido el 7 de octubre de 1973.

Las informaciones de los órganos de la dictadura señalaron que esos detenidos habían sido conducidos al Estadio Nacional. Esto fue también afirmado por el capitán  Lautaro Castro, quien a la fecha de la detención era el jefe de la Tenencia de Isla de Maipo,  y sus subalternos.

Los hechos mostraron la falsedad de lo dicho por los asesinos. Por otra parte,  los informes y  protocolos emanados del Instituto Médico Legal señalaron que algunos de los campesinos fueron enterrados vivos, porque en los esqueletos y restos cadavéricos no se hallaron lesiones provocadas por proyectiles. Así de brutal fue la criminal acción perpetrada por carabineros.

EN PAINE

El 10 de octubre de 1973, 18 carabineros y 15 civiles, casi todos camioneros, procedieron a detener a una cantidad de habitante del pequeño pueblito de Paine. Fueron conducidos a la Subcomisaría, donde se les trató muy duramente. A su ingreso al cuartel se les despojó de sus pertenencias y obligados a permanecer en calabozos en pésimas condiciones de salubridad. Se les sacaba para interrogarlos y golpearlos. A algunos se les incitó  a huir durante la noche y se les disparaba en la oscuridad. Otros fueron  entregados, con la vista vendada, a militares, que los trasladaron a la Escuela de Infantería de San Bernardo.

CRUELES TORTURADORES

Desde 1973, carabineros participaron en terribles torturas a  detenidos. Luego los organismos ‘especializados’ como la DINA y la CNI asumieron esa siniestra misión.

Pero desde 1981, la CNI comenzó a ceder cada vez más esa ‘tarea’ a carabineros. Fue así como en 1983 de 309 casos registrados en Santiago, carabineros participó en 150. El traspaso de estas funciones de CNI a carabineros se expresó también en los cambios de lugar de torturas. En 99 casos se practicaron en Comisarías; en 24 en buses policiales y Comisarías; en 27, en la vía pública.

En mayo de 1983, carabineros realizó un allanamiento masivo en la Población La Victoria. Se reunió a todos los hombres en un lugar apartado. Se hizo un cerco con buses policiales;

Se sacó  de grupo a los dirigentes sociales y se les torturó con electricidad delante del resto de los pobladores.

De 80 casos de tortura atendidos por CODEPU en 1984, en 30 de ellos el único organismo que actuó en la detención, torturas e interrogatorios, fue carabineros.

Estos empelaron brutalidades sin límites: colgamientos, trato obsceno y vejatorio, agresión sexual, violaciones, la parrilla, aplicación de electricidad, golpes al estómago, a los oídos, a la planta de los pies, cortes con cuchillos, quemaduras con cigarros...

A este salvajismo se le hacía aparecer como espontáneo, pero era un método que se repetía en todos los secuestros.

De los 950 casos de tortura en 1984, hubo carabineros involucrados en la mayoría de ellos.

TRES COMUNISTAS DEGOLLADOS

El 28 de marzo de 1985 fueron secuestrados, en acciones paralelas, Santiago Nattino cerca de su domicilio, cuatro dirigentes de la AGECH y una secretaria en el taller de Comunicaciones de la AGECH.

El 29, fueron secuestrados, desde el Colegio Latinoamericano, José Manuel Parada y Manuel Guerrero. En esa acción fue herido el profesor Leopoldo Muñoz de la Parra, al intentar oponerse a la detención de ambas personas. 

Resultado de imagen para caso degollados

 

El 30, aparecieron los cadáveres degollados de Parada, Nattino y Guerrero, en un  sitio baldío de la Comuna de Quilicura.

Los carabineros involucrados en este crimen pertenecían a la DICOMCAR (Dirección de Comunicación e Informaciones de carabineros) al GOPE (Grupo de Operaciones Especiales) y a la Brigada Aeropolicial de carabineros.

Responsables: el general de carabineros César Mendoza (que dio renunciar el viernes 2 de agosto de 1985) y otros 16 carabineros.

HERMANOS VERGARA TOLEDO

El 29 de marzo de 1985, los dos hermanos Vergara son interceptados por un furgón de carabineros al mando del oficial Marcelo Muñoz; iban también en el vehículo  el subteniente Ambler Hinojosa y los cabos segundos Jorge Marín y Nelson Toledo.

Al verse acorralados, los hermanos  Vergara intentaron ocultarse en unos blocks de departamentos. Pero fueron sorprendidos por Muñoz y Marín, que portaban  sub ametralladoras UZI y un revólver. Frente al block 972 – C, se escucharon los primeros disparos. El cabo Muñoz fue herido por sus propios compañeros.

Resultado de imagen para Hermanos Vergara Toledo asesinados por carabineros

Eduardo Vergara Toledo, el mayor de los hermanos, cayó muerto por impactos de balas. Rafael quedó herido de gravedad. Se acercó a su hermano y lo trata de abrazar. Carabineros lo golpearon y subieron al furgón policial. Se escuchó un disparo. Rafael, que tenía 18 años, fue asesinado con un balazo en la nuca.

Ambos cuerpos fueron abandonados en plena vía pública.

 

ASESINATO DEL PADRE ANDRÉ JARLÁN

Resultado de imagen para PADRE ANDRÉ JARLÁN

El 4 de septiembre de 1985 Chile fue estremecido por una nueva Jornada Nacional de Protesta. Carabineros irrumpieron, como era costumbre, en la Población La Victoria, para reprimir a los pobladores.

Desde tres furgones disparaban ráfagas de fusiles y subametralladoras. Una de las descargas fue dirigida a la Parroquia de la Población. Una bala alcanzó al sacerdote francés André Jarlán, que en su  modesta habitación de madera, leía la Biblia.

 

III.-  EN LOS GOBIERNOS DE LA CONCERTACIÓN

CONTRA EL PUEBLO MAPUCHE

Los carabineros han sido la fuerza utilizada para reprimir al pueblo mapuche. El historiador Víctor Toledo Llancaqueo ha escrito una completa “Cronología de principales hechos en relación a represión de protesta social mapuche. Chile 1990 – 1907”. De ella he hecho un resumen sólo considerando las acciones represivas en que participaron carabineros. Las he agrupado por años.

En 1991, las fuerzas de carabineros llevaron a cabo dos violentos desalojos de predios ocupados por comuneros mapuches (en Lonquimay y Lumaco), con un saldo de 16 detenidos. Además reprimieron dos manifestaciones en Temuco, donde detuvieron a 27 jóvenes mapuches.

En 1992, se produjo un enfrentamiento en Lumaco, quedaron lesionados 8 mapuches y  5 carabineros. Estos actuaron en 15 desalojos (en las comunas de Carahue, Collipulli, Cunco,

Galvarino, Nueva Imperial, Lumaco, Vilcún, Panguipulli y Lautaro).Hubo 287 detenidos.

En  tres ocasiones atacaron manifestaciones pacíficas (en Temuco y Santiago), con 6 detenidos. Además allanaron la sede del Consejo de Todas las Tierras, en Temuco.

En 1993, Hubo un desalojo de un fundo en Cañete, con 15 detenidos, y  represión contra un acto en Santiago, con 19 detenidos.

En 1995, tres desalojos (Contulmo, San Juan de la Costa y Collipulli), con 8 detenidos.

En 1996, desalojo en el fundo Santa Rosa de Colpi (Traiguén) con 12 detenidos.

Fueron detenidos 12 mapuches acusados de quemar tres camiones forestales en Lumaco, a los que se les aplicó la Ley de Seguridad Interior del Estado. Al mismo tiempo, 24  comunidades mapuches fueron ocupadas por carabineros. Represión contra tres manifestaciones (en Santiago, Temuco y Concepción) con otros 11 detenidos.

En 1998, desalojaron a mapuches del fundo Coyinco (Los Álamos) y dos oportunidades  contra  la ocupación de oficinas de la Corporación de la Madera en Concepción: 9 detenidos.

En 1999, efectuaron 18 desalojos (en las comunas de Traiguén, Pucón, Currarehue, Nueva Imperial, Ercilla y Panguipulli) con 123 detenidos y 34 heridos entre mapuches y huilliches. Tres represiones a actos pacíficos (Alto Bio Bio, Contulmo y Galvarino) 57 detenidos y 18 heridos.

Tuvieron lugar dos enfrentamientos (en Ercilla y Traiguén), con 2 heridos y 10 detenidos. Además en varias otras acciones fueron detenidos otros 25 dirigentes y campesinos mapuches.

En 2000, se produjeron 11 desalojos (en Traiguén, Lumaco, Tirúa, Collipulli, Loncoche, Los Lagos, Temuco y Ercilla), con 35 detenidos. Tres desalojos de oficinas de CONADI ocupadas por mapuches (en Temuco y Santiago) con 53 detenidos y 3 heridos.

Hubo dos enfrentamientos en Ercilla: 2 mapuches y 4 carabineros lesionados, más 5 detenidos. Represión contra una marcha en Temuco: 21 detenidos.

En 2001, hubo 16 desalojos de tierras (en las comunas de Vilcún, Galvarino, Temuco, Contulmo, Traiguén, Panguipulli, Victoria, Collipulli, Carahue) con 39 detenidos y un herido. Se produjeron tres violentos enfrentamientos (en Ercilla, Victoria, Purén) con 16 mapuches y 8 carabineros heridos; varios mapuches detenidos. Además de un violento allanamiento de la sede del Consejo de Todas las Tierras, en Temuco: 8 detenidos.

En Temuco se reprimió una marcha pacífica: 125 manifestantes detenidos.

En 2002, tuvieron lugar tres desalojos de tierras (en Alto Bio Bio, Galvarino y Tirúa): 19 detenidos. Un enfrentamiento en Alto Bío Bio. Allanamientos en la comunidad de Ralco Lepoy (Alto Bio Bio) con 54 detenidos, en varias comunidades de Vilcún, con 35 detenidos. Carabineros dispararon con mapuches en fundo Santa Elisa (Ercilla) hiriendo de muerte al joven Alex Lemun (de 17 años), que murió 5 días después en Temuco. En esta ciudad, ataque a manifestación, con 17 detenidos.

Fueron detenidos Patricia Troncoso, Víctor Ancalef y los longos Pascual Pichún y Aniceto Norin.

Resultado de imagen para detenidos Patricia Troncoso, Víctor Ancalef

En 2003 : dos desalojos en fundos (Ercilla y Temuco) 18 detenidos. Desalojo del Hogar Estudiantil (Temuco): 29 estudiantes mapuches detenidos.

Dos comuneros fueron apresados.

En 2004 se produjo un enfrentamiento en Comunidad pehuenche Lusmapu (Lonquimay), 4 cuatro mapuches heridos y detenidos.

Hubo dos allanamientos: en Truf Truf (Temuco) y Temucuicui (Ercilla) Y dos desalojos de oficinas: del Programa Orígenes (Valdivia) y del Programa BID Orígenes (Temuco): 15 estudiantes y 5 comuneros detenidos.

En 2005  tres desalojos: de Intendencia Regional (Temuco), 20 detenidos; de bloqueo del Viaducto del Malleco: camión mata a Zenén Alfonso Díaz Neculpán, represión de carabineros; 2 mapuches detenidos; de bloque de camino vecinal /Cunco): 4 heridos a bala.

Allanamiento de Comunidad Juan Paillalef (Cunco).

Detienen comuneros en Pidima (Ercilla).

Resultado de imagen para Allanamiento de Comunidad Juan Paillalef (Cunco).

En 2006 más de 15 allanamientos muy violentos a comunidades mapuches (sólo a la comunidad de Temucuicui fueron 7), en las comunas de Ercilla, Lautaro, Nueva Imperial y

Chiloé), en la comunidad de Bollilco (Nueva Imperial) es asesinado un anciano mapuche.

En Ercilla dispararon contra un bus con mapuches: 10 heridos. Cuatro manifestaciones pacíficas fueron reprimidas (Temuco y Santiago): 63 detenidos y un nuño herido.

En 2007: tres violentos desalojos (Galvarino, Villarrica, Tirúa): 34 detenidos. Un allanamiento violento (Ercilla). Carabineros ocupan comunidad de Temucuicui (Ercilla).

Detenciones en Tirúa. Tres niños de Comunidad Ranquilco (Collipulli) son interrogados en interior de la escuela Villa Chiguaigue por carabineros de la SIP.

Desde el año  2008, según documentos revelados por Wikileads, hubo estrecha colaboración entre fuerzas represivas estadounidenses y  chilenas.

Carabineros continuaron con sus violentos allanamientos a diversas comunidades mapuches

Especialmente a la de Temucuicui y la de José Guiñon. Hubo detenidos y quedaron numerosos heridos, entre ellos varios niños.

Pero el crimen más alevoso fue perpetrado el 3 de enero de 2008: el asesinato del joven mapuche Matías Catrileo Quezada, de 23 años de edad, alumno de Agronomía de la Universidad La Frontera de Temuco. Una bala de una  subametralladora le atravesó su cuerpo y su mano, en un potrero del ex fundo Santa Margarita, en Vilcún.

 Resultado de imagen para Matías Catrileo Quezada

 


27/04/2018 18:24 inverecundos Enlace permanente. Ejecutores inverecundos No hay comentarios. Comentar.

EL INVERECUNDO ORLANDO SÁENZ ROJAS

http://www.elclarin.cl/web/images/stories/2017/julio/Orlando_Saenz_Rojas.jpg

Este siniestro personaje, que miente a los Jueces cual bellaco, se brula de sus propios crímenes, de la escases de productos y de las huelgas creadas por la CIA de los Estados Unidos y la SOFOFA de Chile para derrocar el régimen legal y constitucional del Presidente Salvador Allende. 

Copio el artículo del abogado Eduardo Contreras, que me ha enviado MI admirada amiga Verónica De Negri.

¿Simplemente testigo?

Publicado el 31 Julio 2017

El día 3 de octubre del pasado año 2016, compareció a declarar ante tribunales el otrora mandamás de la SOFOFA Orlando Sáenz Rojas en la causa rol n° 12  del año 2013 sobre responsabilidad de quienes formaron  parte de los autores civiles del golpe de Estado de 1973.
Cuando el empresario concurrió a la citación judicial habían trascurrido apenas unos días desde la publicación de su libro “Testigo Privilegiado”, subtitulado “Anécdotas, curiosidades,  revelaciones  indiscreciones y peripecias de un espectador afortunado del pasado reciente ” (el subrayado es nuestro).
 
Los hechos que expondremos en esta nota retratan  su conducta actual, por demás común  a la de todos quienes tuvieron un rol activo en la conjura. Porque mientras ante los tribunales  se declaró inocente y negó toda participación en los hechos subversivos, en su libro, del que por entonces no teníamos noticia, se jacta de su participación activa en el proceso conspirativo contra el gobierno constitucional del presidente Allende.

En la audiencia judicial sí defendió el golpe y en una demostración supina de pobreza argumental  e intelectual repitió las monsergas pinochetistas  acusando al gobierno del presidente Allende de querer “instaurar un régimen tipo dictadura del proletariado”. ¿¿¿???

Cuando se le pregunta respecto del paro de fines del año 1972, Saenz dijo al tribunal que “Nosotros, los de la SOFOFA, tuvimos una participación menor en dicho movimiento por la naturaleza misma de nuestra actividad, siendo sus actores fundamentales los minoristas, los gremios del Cobre, los supervisores, etc. ”
Pero añadió también que “Nunca tuve reuniones privadas con militares, con fines conspirativos, sí las tuve cuando ellos fueron miembros del propio gobierno de Salvador Allende, descartando cualesquier tipo de participación en los hechos que desencadenaron el movimiento militar que derrocó dicho gobierno
Y subrayó que “no tuve ningún tipo de vínculo subrepticio con los militares o con miembros del Movimiento Nacionalista Patria y Libertad con fines conspirativos” .

Finalizó sus declaraciones del año pasado afirmando categóricamente que : “No conocí a persona alguna civil que tuviera alguna vinculación con la preparación del movimiento militar del 11 de septiembre de 1973”.
Pero veamos cual fue la realidad que, de paso, significa que el líder empresarial ha cometido el ilícito de falso testimonio penado por la  ley. Para lo cual citemos alguno de los muchos párrafos de su libro que demuestran que más que “testigo privilegiado” fue un “protagonista privilegiado y protegido”.

En efecto,  se puede leer confesiones como éstas, por ejemplo en la página 68 : “ La estrategia dio resultados porque, a los pocos días, apareció en mi oficina el abogado Pablo Rodríguez Grez quien, con cara de inocencia, me hablo de un coronel recién pasado a retiro versado en inteligencia y, que además era un furibundo antimarxista. En esos momentos teníamos buenas relaciones con Patria y Libertad, de forma que las recomendaciones que Pablo dejaba sobre mi escritorio durante sus visitas las tomábamos en serio……”.

Y en la página 69 agrega : “ Así fue como conocimos al Coronel X, a quien jure que nunca revelaría su nombre y, aunque él ya no está entre nosotros, la promesa sigue en pie. Me inspiró confianza desde el primer instante, acepté sus condiciones, consensuamos un presupuesto inicial y nunca me arrepentí de mi acierto, porque los logros del oficial en los dos años posteriores fueron suficientes como para escribir una novela. Llegó a reclutar 72 agentes, insertos en todas las instituciones que nos interesaban y ni siquiera las directivas de los partidos marxistas fueron impenetrables para sus ojos y oídos.”

“Nos reuníamos personalmente en raras ocasiones, pero yo recibía todos los días un informe de su autoría y nunca se me olvidara el día en que René Silva Espejo, por entonces director de El Mercurio, me declaró el hombre mejor informado de Chile, cuando en realidad, lo que me bastaba para ello eran los informes del Coronel X. ….”

Varias páginas  más adelante en este libro de muy poco antes de su comparecencia judicial, Sáenz confiesa que : “ Una parte importante de nuestra estrategia de combate contra el gobierno marxista de Salvador Allende fue el apoyo a instituciones, grupos y movimientos potencialmente efectivos para ese propósito.”

“ Parte fundamental de ese plan era el refuerzo económico a radios, diarios y revistas de oposición, a los que el régimen se proponía ahogar a través del control del avisaje y del crédito.”

“ En ese ámbito, nuestra línea de subsidios alcanzo gran tamaño y estaba especialmente orientada a los pequeños medios de difusión en las provincias.”.

“En lo que a organizaciones y grupos respecta, nos interesamos particularmente en el apoyo de dos de ellos: Patria y Libertad y el Movimiento Gremialista. La relación con estas entidades me puso en contacto con dos personajes inolvidables: Pablo Rodríguez Grez y Jaime Guzmán Erràzuriz….

En la página 95 hay más confesiones del empresario : “ Cuando digo nosotros, no sólo me refiero a la directiva de la SOFOFA y de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), sino que a un comando amplísimo e informal que se había generado en el fragor de la batalla y del que formaban parte numerosos sectores sociales y laborales: pequeños comerciantes, camioneros, empleados y supervisores, oficiales en retiro, pequeños agricultores, pescadores independientes, profesores, entre muchos otros.
De toda esa enorme base y de las directivas más organizadas, surgieron nítidamente tres grandes grupos con potentes lideres: la Confederación del Comercio Minorista de Rafael Cumsille, la Confederación de Camioneros de León Vilarin y la Asociación de Supervisores de Julio Bazán.”

“ Fue así como nació, casi naturalmente, un comando gremial de facto que formábamos los cuatro de la CPC, su presidente Jorge Fontaine, y los tres líderes que acabo de mencionar. Debo señalar que la quinta rama de la CPC, que era la Sociedad Nacional de Minería, nunca participo ni siquiera en las reuniones propias de la Confederación, porque estaba dominada por la minería estatal y hasta su directiva era cercana al presidente Allende.”

Y agrega Orlando Saenz : “Con todas esas consideraciones presentes, acordamos ir al paro, lo que requería preparar muchas cosas, como por ejemplo: vías de escondites, transporte y reuniones conjuntas de los líderes, campañas de lanzamiento, soporte publicitario y sistema de transmisión de instrucciones.”

“ Y, lo más delicado de todo, la ventana abierta– desde la clandestinidad – hacia los líderes políticos, institucionales e incluso gubernamentales en caso de mucho éxito. …”

En las páginas 96 y 97 Saenz se jacta del éxito de sus acciones, las mismas que ocultó al juez Carroza y dice : “ Ese increíble paro nacional acabó con el proyecto político de la Unidad Popular, porque frente a él se levanto la muralla enorme de una mayoría nacional movilizada y decidida. Con las Fuerzas Armadas convertidas en un ente político deliberante, las horas del régimen estaban contadas y los diez meses siguientes no fueron otra cosa que la crónica de una muerte anunciada”.

“Muchos han relatado, analizado e interpretado la historia de esa agonía, de manera que no vale la pena  que aquí lo repita. Pero puedo añadir algunas revelaciones respecto del magno movimiento que pasó a formar parte de la historia de Chile.Como los grandes protagonistas fueron sectores capaces de paralizar al país –comerciantes minoristas y camioneros, principalmente-, nosotros, los líderes de las ramas de la CPC, tuvimos que hacer proezas de dialéctica y humildad para promover este acto, porque eternamente nos hemos visto enfrentados al reproche de que arriesgamos mucho menos que esos líderes masivos. Es cierto que controlábamos todos los sistemas logísticos y financieros de apoyo que eran indispensables, pero eso no siempre es suficiente para equilibrar la balanza. Cada día era una lucha para convencer a Cumsille, Vilarin y Bazán para que siguiéramos otras 24 horas. Llegamos al extremo de tener que contratar personas para que escribieran cartas de admiración y aliento a los medios de comunicación  que apelaran a sus egos y así poder mantener el ánimo de combate. …

De la simple lectura de estas páginas se descubre cómo es que Sáenz asume en su libro su plena responsabilidad principal en las maniobras golpistas y en las que  los Cumsille,  Vilarines y Bazanes serían algo así como simples marionetas a las que había que halagar.

Confiesa también que “ En esas semanas de locura no faltó la aventura personal memorable. Un día que estaba escondido en una casa de Peñalolen, me recogió un automóvil –me acosté en el piso trasero- que me condujo al lugar de reunión del comando general escogido para ese día. Se trataba de un departamento en un edificio ubicado al fondo de una callecita ciega que sale a Providencia a una cuadra de Pedro de Valdivia…”

Y en la página 100 nos cuenta que : “ Creo que la conocida sentencia de “ saber es poder” se aplica plenamente a lo que conseguimos en la SOFOFA con la unidad de estudios económicos – cuya coordinación le confiamos a  Sergio Undurraga -  y la unidad de inteligencia , liderada por el Coronel X, a quien aludí en otro capítulo (ver Las fichas del coronel). Esta última entidad descubrió tantas cosas que se convirtieron en armas poderosas para derribar al marxismo que, detallar cada una de ellas, me obligaría a ocupar un espacio y tiempo del que ya no dispongo, además de consultar registros que ya no tengo….”

Revela además su propio paso a la clandestinidad y así es como en la página 101 de su libro revela cómo se transforma en “Alejandro Rojas Puelma” :  “ Días después apareció en mi casa con tres tipos que resultaron ser genuinos funcionarios del Registro Civil y ellos, sumados a una cajita con una peluca, bigotes y anteojos, dieron vida en un dos por tres a Alejandro Rojas Puelma. De este singular doble solo diré que en una oportunidad viajo al extranjero e incluso le sacaron un parte….”

Obviamente, este individuo debe aclarar sus dichos ; se trata de establecer la verdad de los hechos y si fue tan valiente en esos años, ¿porqué ahora calla ante el juez? 
Por eso es que ya hemos solicitado que, sin perjuicio de las acciones penales que pudieran corresponder, se le cite de nuevo a declarar ante la Policía de Investigaciones y ante el juzgado criminal especial que investiga estos hechos.

No es posible aceptar que haya dicho no saber del complot cuando el mes anterior había publicado su libro de confesiones.

Como sabemos, la sedición orquestada por la CIA fue ejecutada por los sectores más reaccionarios del país , entre los que estaba el gran empresariado junto a los dirigentes políticos de la derecha y la centro derecha, la prensa conservadora tradicional y los mandos antidemocráticos de las Fuerzas Armadas de la época.

Hace 3 años en Montevideo, Uruguay, hablé  de estos temas en una extraña y manipulada entrevista, pero en esencia lo que dije era verdadero por encima y más allá de las distorsiones, así como de las extrañas circunstancias que rodearon ese episodio y del mal uso que de eso se hiciera.

Por cierto la participación del gran empresariado chileno no se redujo sólo a lo que haya hecho el ex mandamás de la Sofofa que fue sólo uno más de la larga cadena.
Espero no se olvide, entre tantos ejemplos, lo de la falsa bomba de Yarur.
A finales de 1970 y en el fragor de las maniobras  terroristas para que no asumiera el presidente Allende, estalló una bomba en casa del empresario Jorge Yarur Banna, hecho que, naturalmente, se le atribuyó a una supuesta entidad de izquierda, la “brigada obrero campesina” ¿?

Sin embargo, los tribunales de la época establecieron la verdad y ordenaron la detención de Luis Yarur Rey, hijo del empresario en tanto que la Brigada de Servicios Especiales de la Policía de Investigaciones arrestaba a cuatro de los autores de los atentados : Luis González Gutiérrez, Luis Enrique Schilling Rojas, Luis Abelardo Meza Llancapanni, y Norma Edith Oviedo, todos los que pertenecían a la Democracia Radical y trabajaban en conjunto con “Patria y Libertad”.
El empresario Yarur, parte del montaje, un día antes de los hechos, “casualmente”, había salido del país. Años más tarde, producido el golpe de Estado, el mismo Yarur se jactaba que esa bomba había sido instalada por gente del grupo “Patria y Libertad” con su consentimiento.

 Descripción: https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif   
   

Para que jamás olvidemos como se abrió paso a la peor tragedia de la historia de Chile
 

01/08/2017 18:50 inverecundos Enlace permanente. Los otros inverecundos No hay comentarios. Comentar.


INVERECUNDOS ASESINOS PRÓFUGOS

Fuente: http://www.adnradio.cl/

 La Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP) inició en las redes sociales una campaña de búsqueda para dar con el paradero de cinco condenados por violaciones a los derechos humanos en la dictadura de Augusto Pinochet.

Los casos corresponden a tres exmilitares y dos excarabineros que fueron agentes del aparato de represión del régimen de facto, y que deben cumplir penas de entre 10 a 25 años de cárcel por determinaciones de los Tribunales de Justicia.

La AFEP precisa en su llamado a la ciudadanía que están "prófugos hace meses", que se trata de "violadores de derechos humanos y genocidas" e invitan a entregar "información fidedigna a la Brigada de DDHH de la PDI al +562-27082248".

 

Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos
AFEP Chile

 

Porque en este país hay represores de la dictadura prófugos hace meses cuando por fin los tocó la mano de la justicia, ayúdennos a encontrar a violadores de derechos humanos y genocidas.

Hoy, como hace décadas, nos organizamos para luchar por la #VerdadyJusticia.

Como Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos llamamos a todos y todas a ayudar en la búsqueda de los #PrófugosImpunes difundiendo sus caras actuales y crímenes y entregando cualquier información fidedigna a la Brigada de DDHH de la PDI al +562 27082248

10/06/2017 20:01 inverecundos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

CHILE, AMNESIA COLECTIVA

20170527040339-inverecundo-edwards.jpg

Publicado en Chile el 24 Mayo 2017
ESCRITO POR EDUARDO CONTRERAS

¿O es que una parte del país se ha vuelto loca? Porque el homenaje a Agustín Edwards en el Senado, la misma institución que la dictadura disolvió con el aplauso de Edwards, supera toda inconsecuencia, servilismo o estupidez de que haya memoria. 

Sólo falta que en el Congreso se rinda homenaje al “Mamo” Contreras o al “Guatón” Romo. Porque este homenaje al promotor principal del golpe y encubridor de los horrores, representa la pérdida absoluta del pudor, de la vergüenza, del respeto y de la más elemental decencia. Patética la conducta de los parlamentarios que promovieron y asistieron a ese increíble engendro. 

Como diría Pezoa Véliz, “tras la chambonada, nadie dijo nada, nadie dijo nada” : sólo la categórica declaración del Colegio Nacional de Periodistas y la presencia del diputado Boric recordándoles a los “honorables” quien era realmente Edwards, fueron los hechos que salieron al paso del bochornoso espectáculo. 

No hay persona cuerda que asuma como legítimo rendir pleitesía a un golpista. Creo innecesario reiterar aquí los numerosos antecedentes que inculpan al propietario de “El Mercurio”  por su activa participación en la tragedia iniciada el año 73. 

Señalemos solamente que fue el propio Edwards quien, en la causa judicial  rol n° 12 – 2013  reconoció que efectivamente  y antes incluso que asumiera el Presidente Allende, se reunió con las más altas autoridades de la CIA y del gobierno norteamericano; encuentros que, como se sabe, fueron los que dieron origen a la intervención extranjera y al financiamiento a las fuerzas de derecha para tratar de impedir que asumiera el presidente y, más tarde, para derribar su gobierno. 

Como si no bastara con lo del Senado otra noticia vuelve a graficar los niveles de abuso y de la absoluta impudicia de los golpistas. Fue al enterarnos que, al contrario de lo que suponíamos, los autores de crímenes de lesa humanidad nunca perdieron sus derechos y privilegios irritantes de los que gozan los uniformados. 

En efecto, se ha difundido las elevadas sumas por concepto de “pensiones” que reciben los que hicieron desparecer seres humanos, o les arrojaron al mar, o los asesinaron o degollaron o quemaron vivos durante la dictadura. Unos ciento veinte reclusos ganan sumas millonarias, la más alta la del ex fiscal Torres  Silva con .255.000 mensuales. 

Es que eso es legal” chillan sus defensores. Puede serlo, ese no es el tema. Lo de fondo es que revela la negativa actitud de las autoridades de los institutos armados del Estado que en su momento no adoptaron medida alguna en contra de los delincuentes. Apenas fueron procesados bien pudo aplicarse –hace ya muchos años– las medidas correspondientes, su destitución o lo que correspondiere. 

Al no hacerlo de propia iniciativa las FFAA, como debió ser, los otros poderes del Estado, el Gobierno, el Parlamento, deberían hace ya mucho tiempo haber adoptado las medidas jurídicas apropiadas para reparar este daño a los recursos del Estado, a la imagen del país y a la salud moral de la nación. 

Desde el punto de vista no de la legalidad, sino de la ética, de la moral y de la legitimidad, que no es igual que legalidad, es inaceptable que el Estado –que ya tiene a estos asesinos en prisiones de lujo con piscinas, canchas de tenis, salones de recepción, etc,- más encima les pague una millonada mensual. 

En cambio sus víctimas y sus familiares vieron destruidas sus vidas, perdieron sus trabajos, fueron frustrados sus sueños personales y los que sobreviven lo hacen hoy con pensiones del orden de los 0.000 mensuales. ¿Es legítima esta situación objetiva? ¿Es moral? ¿Es ética? 

Por cierto que es deleznable. Y forma parte de la crisis general que afecta a las instituciones armadas del Estado. El “milico gate” o el “paco gate” ¿Son casos excepcionales? Por supuesto que no. Pero si el jefe supremo de toda una época, el general Augusto Pinochet era, además de cobarde, traidor y criminal, un ladronazo de marca mayor, ¿qué más se podía esperar? “Gastos reservados”, “Fondos reservados”. ¿Hasta cuándo? 

Pero lo más grave quizás sea la indiferencia de la sociedad. Preocupados de otros temas, algunos bastante menores, no hay señales concretas en el campo de la política nacional de enmendar rumbos respecto del manejo de cuantiosos recursos del Estado, es decir de la sociedad toda. 

Recursos que no se gastan ni en Educación, ni en Salud, ni en Vivienda, ni en Previsión Social, ni en Infraestructura o en desarrollar actividades económicas por parte de los aparatos del Estado. 

Los partidarios del actual modelo se quejan y sostienen que faltan recursos, que el país no crece, que no se puede hacer cambios estructurales y que no se puede acabar de una vez con el modelo de libre mercado. Mercado que, como todos sabemos, no es nada de libre sino monopólico y en manos de los grupos más poderosos en que se concentra el capital. 

Esta suerte de amnesia colectiva, de mirar hacia el lado, de dejar pasar las peores cosas no es asunto sólo de temas de la política contingente. Porque el olvido, la amnesia y lo anormal cubren un espectro todavía más amplio.

¿O no es otra locura, por ejemplo, que la actual directora del Museo Violeta Parra, doña Cecilia García Huidobro, sea parte del comando de la candidatura de un sujeto de las características de incultura y ambición de riqueza material sin escrúpulos que definen a Piñera? Como han dicho públicamente varias personalidades de la cultura, yo también creo que si Violeta viviera le habría dado un guitarrazo. 

¿O que a nadie le parezca mal que una reciente sentencia declare que fue simple delito común y no de lesa humanidad ese cometido cuando el 24 de enero de 1974, aproximadamente a las 14.30 horas, Francesca Romana Antonieta D’Alessandri Matte conducía en el sector de Las Salinas en Viña del Mar un Fiat 125, patente DM.693 de Las Condes, en compañía de su tía Franca Putignano Leinetti y de sus primos Paolo y María Livia pasaban por el frontis de la Escuela de Operaciones de la Armada y entonces cuando María Livia sacaba fotos, desde las instalaciones militares le dispararon causándole graves heridas en el cuello y muriendo luego en el hospital Gustavo Fricke? 

Nada de esto es casual ni es que las chilenas y chilenos se hayan vuelto locos. Lo que sucede es producto de la pesada impronta de la dictadura y lo que hace que la situación se mantenga en el tiempo después de tantos años, es el resultado del control de los principales medios de comunicación que ejercen los herederos de la dictadura. Son los medios los que controlan y dirigen o inducen el pensamiento colectivo. Los que crean imágenes sin importar si son verdaderas o falsas. Todo vale con tal de mantener el negocio. 

Y de esos todos somos responsables, por supuesto algunos sectores mucho más que otros. En primer término es de la responsabilidad de quienes conducen los órganos del Estado. Un Estado que sigue entregándole enormes recursos económicos a El Mercurio y demás periódicos que fueron parte del golpe y luego cómplices o encubridores de los crímenes de la dictadura. O a radioemisoras y canales de TV que sustentan el actual modelo. Y que, en cambio, no apoya a los medios escritos o radiales o comunitarios de carácter popular, democrático y avanzado, que pugnan por cambiar el modelo impuesto de modo tan brutal.

Y que en cambio y a pesar de las resoluciones judiciales internacionales, siguen reteniendo el legítimo pago a los también legítimos propietarios del popular diario “Clarín”. Si se le devolviera lo sustraído a un medio que estuvo siempre “firme junto al pueblo” otro gallo podría cantar.

 

26/05/2017 23:03 inverecundos Enlace permanente. Ejecutores inverecundos No hay comentarios. Comentar.

EL LISTADO COMPLETO DE LOS AGENTES DE LA DINA

Manuel Contreras, asesinio del General Bonilla y de centenares de prisioneros políticos

Una extraordinaria recopilación de más de mil miembros de esa tenebrosa organización criminal, publicada pòr El Clarín de Chile:

Ver: http://www.elclarin.cl/web/noticias/politica/8640-exclusivo-el-listado-completo-de-los-agentes-de-la-dina.html

El siguiente es el listado completo de los agentes de la DINA, el que fue entregado hace unos años por el Ejército a los tribunales de Justicia. El texto se mantuvo durante un largo periodo guardado bajo llaves, pero el tiempo lo filtró hacia abogados de derechos humanos y un periodista especializados en esta materia.

Este documento, que no ha sido nunca publicado en un medio impreso, ha llegado a Clarín desde el escritorio de un periodista que ha seguido múltiples casos de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura. El documento, por tanto, es totalmente fidedigno. Se trata de más de mil agentes, algunos procesados, otros condenados y no pocos ya fallecidos.

 

Contreras Sepulveda Juan Manuel

Elissalde Muller Alberto

Pantoja Henriquez Jeronimo Luzberto

Barria Barria Victor Hugo

Carrasco Fuenzalida Jorge

Diaz Darrigrandi Eduardo Antonio

Espinoza Bravo Pedro Octavio

Lopez Navarro Belarmino

Lopez Tapia Carlos Jose

Luvecce Massera Osvaldo Patricio

Manriquez Bravo Cesar

Sanchez Marmonti Hugo Hernan

Ureta Sire Arturo Ramon

Rosas Thomas Tarcisio Rene

Acuña Ramos Marco Rolando

Blanche Sepulveda Hernan

Blumel Mendez Sergio Fernando

Briones Morales Aldo Jose

Carvajal Alvarez Raul

Cowell Mancilla Enrique

Ferrer Lima Francisco Maximiliano

Ferrer Taylor Heriberto Lautaro

Figueroa Yañez Juan Pablo Antonio

Flores Figueroa Domingo Antonio

Haase Mazzei Nelson Edgardo

Huber Olivares Gerardo Alejandro

Lailhacar Chavez Roberto Emilio

Lepe Orellana Jaime Enrique

Lizarraga Arias Victor Federico

Massone Stagno Enzo Antonio

Matus Santos Carlos Raul

Morales Salgado Juan Pedro

Ojeda Benett German Eduardo

Padilla Villen Patricio Vicente

Romero Reyes Alvaro Alfonso

Salinas Torres Guillermo Humberto

Taricco Lavin Hernan Horacio

Urrich Gonzalez Gerardo Ernesto

Vasquez Chahuan Manuel Abraham

Velez Fuenzalida Sergio Rodrigo

Zara Holger Jose Octavio

Besamat Morales Luis Antonio

Calvo Portales Jorge

Sepulveda Gutierrez Abel Ricardo

Silva Barra Carlos Alberto

Acevedo Godoy Hugo Cesar

Andrade Gomez Jorge Claudio

Arcas Morales Mario Arturo

Aro Peigneguy Jorge Carlos Matin

Baeza Hernandez Ricardo

Baeza Sepulveda Luis Alberto

Bustamante Careols Jorge Gabriel

Bustamante De la Barra Hernan Jorge

Cerda Bozzo Jose Sebastian

Chaigneau Sepulveda Federico

Cuellar Torres Juan Jose

Del Desposito Martinez Alfredo Ricardo

Dumay Castro Miguel Alberto

Faundez Norambuena Alfonso

Fernandez Larios Armando

Garces del Pino Roberto Arturo

Garcia Covarrubias Jaime Guillermo

Garcia Ferlice Jose

Gran Lopez Pablo Domingo

Guiza Castresana Roberto Angel

Gutierrez Garcia Marcelo Cedric

Guzman Valenzuela Alvaro David

Krassnoff Martchenko Miguel

Labayru Martinez Ramiro

Labbe Galilea Cristian

Lauriani Maturana Fernando Eduardo

Maldonado Krumm Victor Alfredo

Martinez Labbe Rosauro

Medina Aldea Luis Albeto

Morales Bonilla Hugo

Mosqueira Jarpa Manuel Rolando

Palma Vergara Hector Eduardo

Peppi Onetto Mariano

Perez Meza Hernan Humberto

Perez Santillan Manuel Antonio

Pinochet Hiriart Augusto III

Pooley Etcheberry Juan Guillermo

Provis Carrasco Manuel Jorge

Quilhot Palma Rene Patricio

Reyes Morel Jorge Alberto

Riquelme Villagra Jose Juvenal

Riveros Valderrama Rene Miguel

Saez Saavedra Marco Antonio

Sanchez Perez Carlos Ricardo

Sanchez Torres Manuel Segundo

Sandoval Arancibia Enrique Erasmo

Slater Escanilla Enrique Jorge

Sovino Maturana Hernan Luis

Thieme Bahre Ricardo Walter

Tichauer Salcedo Pedro Guillermo

Tornero Deramond Fredy

Ureta Pernas Ernesto Jose

Velasquez Aguila Sergio Nolberto

Vicuña Oyarzun Alfredo Guillermo

Wenderoth Sanz Sergio Antonio

Willeke Floel Cristoph Georg

Zambelli Restelli Patricio Ignacio

Gallardo Cardenas Daniel Segundo

Mejias Mejias Luis Arturo

Maldonado Barria Armando Nelson

Quintana Salazar Raul Pablo

Parra De La Cuadra Hernan

Valle Zapata Hernan

Acuña Nuñez Sandra Jeannette

Baladron Baltierra Claudio Antonio

Baron Contreras Maria Angelica

Caceres Retamal Nelson

Carrasco Santana Virginia

Correa Neckelmann Jaime Rodrigo

De Sarratea Andrade Manuel Eduardo

Harding Quilodran Carlos Guillermo

Fernandez Del Campo Fernando

Flores Lizana Rogelio Francisco

Guareschi Salmeron Irma Nella

Larenas Ramirez Anibal Roberto

Martinez Barrios Alejandro Joaquin

Montero Rojas Aldo Alfonso

Pizarro Rodriguez Doris Edith

Rodriguez Sepulveda Pedro Ignacio

Araya Silva Carlos Roberto

Becerra Weir Fernando Marcial

Bravo Reyes Marta

Calderon Carreño Gladys

Castillo Contreras Luis Fernando

Lillo Gutierrez Raul Diego

Montt Knockaert Manuel Eduardo

Vargas Bories Jorge Octavio

Carpio Gallardo Raul Nicolas

Maringue Vidal Jose Mario

Peñaloza Martinez Juan Bautista

Angel Videla Guillermo Alfredo

Cima Moran Enzo

Crisostomo Soto Hector Manuel

Escudero Olivares Carlos

Mansilla Mansilla Alfonso

Marin Vargas Carlos

Roman Perez Eduardo Mario

Tapia Barraza Carlos Enrique

Aguila Andrade Miguel

Aqueveque Perez Jose Arcadio

Echeverria Inostroza Juan Alfonso

Ferrada Ferrada Pedro Mario

Gonzalez Cerda Leon Carol

Ibarra Rojas Hector Orlando

Leiva Leiva Oscar Segundo

Matamala Eckardt Tito Samuel

Orellana Cartes Juan de Dios

Padilla Lagos Berlin

Rivera Garrido Jose Gregorio

Rodriguez Ramirez Alonso Jose

Rojas Jose Abraham

Rojas Diaz Jorge Fernando

Rubilar Alarcon Isais Pedro

Salazar Peñaloza German

Saldaña Mendez Luis Alberto

San Martin Jimenez Victor Manuel

Silva Aguilera Rolando De la Cruz

Soto Hernandez Jorge Octavio

Taffo Caro Carlos Oscar

Urriola Melendez Rene Gilberto

Aguayo Espinoza Arnoldo de Jesus

Bustamante Lastra Julio Enrique

Cabrera Jaramillo Mario Roberto

Camilla Leon Juan Oscar Guillermo

Carpio Gallardo Guido Sergio

Carvajal Aguirre Luis Ricardo

Cavieres Lopez Otto

Concha Alburquerque Manuel Enrique

Godoy Pezoa Jose Grimaldo

Jimenez Jimenez Guillermo

Jorquera Farias Miguel Gustavo

Leon Acuña Jose Bernardo

Lucero Lobos manuel Ernesto

Magna Miranda Enrique Osvaldo

Mercado Sepulveda Arturo

Monsalve Toloza Juan Pedro

Muñoz Rivera Gaston Eliecer

Muñoz Rivera Javier Segundo

Rodriguez Ogalde Luis Higgenio

Rosales Venegas Alfonso Segundo

Silva Bañados Carlos Jerry

Tejos Diocares Raul Antonio

Toro Olivares Lorenzo Omar

Urrea Alvarez Fredis

Ahumada Despouy Joice Ana

Alvarez Cordova Genaro del Transito

Alvarez Lucero Manuel Sergio

Alvarez Vega Hiro

Andrade Marquez Edgardo

Arias Diaz Mario Hernan

Arriaza Gonzalez Mercedes Luisa

Avendaño Sanchez Alejandro

Barbaste Silva Camilo Enrique

Bermudez Mendez Carlos Justo

Betancurt Molina Guillermo Orlando

Bravo Flores Hugo Arturo

Calderon Soto Cecilia Margarita

Cancino Leyton Waldo

Carvacho Vivanco Nestor Willy

Cerda Sagardia Raul

Chaji Palacios Alberto

Cofre Marquez Jorge Ivan

Cordoba Burgos Juan Ivan

Cornejo Alvarez Pedro Segundo

Cuadra Cuello Hugo Segundo

Donoso Machuca Hilda Rosa

Eguia Lopez Carlos Alberto

Faundez Castro Floridor Antonio

Fernandez Labarca Gloria Isabel

Fredes Vasquez Jorge Antonio

Gallardo Maldonado Mario Idelfonso

Galvez Peralta Julio Alfredo

Garrido Aguilera Braulio Lizardo

Garrido Jara Emerita Miryam

Gatica Vasquez Pablo Enrique

Gonzalez Bravo Delia Violeta

Gonzalez Delgadillo Jose Abdon

Gonzalez Gutierrez Jorge Antonio

Gonzalez Tobar Adolfo Vicente

Guerrero Soto Maria Angelica

Gutierrez Cornejo Jose Antonio

Gutierrez Montealegre Segundo

Herrera Aguilar Benjamin Ismael

Herrera Garrido Manuel Augusto

Ibarra Silva Maria Esperanza

Jimenez Quintana Francisco

Leyton Valdenegro Margarita Lucia

Lopez Inostroza Carlos Eusebio

Magna Astudillo Elisa del Carmen

Marambio Valenzuela Irma Isnelda

Martinez Faundez Leonel

Martinez Guiñez Hugo

Martinez Martinez Orfelio

Matteo Galleguillos Santiago Alfredo

Medina Argote Luis Alberto

Mendez Cisternas Jorge Antonio

Merino Palma Ponciano Omar

Millar Toro Hugo Enrique

Miranda Otarola Hipolito Oscar

Molina Oñate Hector Rene

Molina Reyes Cesar

Montecinos Castillo Odilia Isabel

Mora Cerda Luis Eduardo

Moraga Silva Mario Nolasco

Muñoz Contreras Juan Viterbo

Norambuena Retamales Carlos

Nuñez Fiubla Rafael Oscar

Nuñez Elgueta Luis Raul

Orellana Ponce Waldo Alberto

Ormeño Quijada Aurelio Zenon

Pulgar Morales Jose Fernando

Orellana Quelopana Humberto

Ortega Diaz Sergio Leonardo

Osorio Sepulveda Luis Alfonso

Palma Moreno Luis Segundo

Parra Muñoz Mario Osvaldo

Peñailillo Reyes Luis Arnaldo

Poblete Vergara manuel Humberto

Pueller Caris Jose Manuel

Ramos Hernandez Rosa Humilde

Reyes Alarcon Hector Erasmo

Reyes Contreras Eduardo Ramon

Reyes Lagos Eduardo Antonio

Rios San Martin Jose Remigio

Rondanelli Cordero Orlando

Rubio De la Cruz Ana Maria

Saldaña Garrido Gabriel Ruberlindo

Sepulveda Moreno Carlos Enrique

Soto Trigo Humberto Nelson

Suazo Saldaña Juan Edmundo

Tilleria Cifuentes David

Urrea Alvarez Flodys del Carmen

Urrutia Ronda Eduardo

Valdes Alarcon reginaldo

Varela Varela Luis Berrnabe

Vega Oyarzun Aladino Trece

Villa Salgado Sergio Antonio

Villagran Rubio Lucila

Villaman Salazar Hugo Enrique

Aguila Diaz Miguel Orion

Alarcon Silva Omar

Aldea Soto Daniel del Carmen

Aguilera Dominguez froilan Enrique

Alarcon Seron Luis Heriberto

Alvarez Ramirez Vicente Amable

barria Ibarra Manuel Efrain

Barria Lopez Claudio

Bernal Albornoz Hevtor Rene

Bitterlich Jaramillo Pedro Segundo

Blanco Lopez Florencio Angel

Caballero Espiñeira Jose Alfredo

Caceres lopez Segundo Dionedes

Cariman Antillanca Francisco

Caro Loyola Roberto Ramon

Carpio Vildozo Francisco Alberto

Cepeda Barahona Juan de la Cruz

Chavez Santibañez Pedro Aroldo

Chavez Toro Bernacio Segundo

Contreras Castillo Patricio

Contreras Pichun Rigoberto Patricio

Corales Trincado Emiliano Segundo

Cuevas Zurita Pedro Angel

Diaz Villablanca Hector Rutilio

Ergas Carpinello Jaime Alfonso

Escobar Lopez Pedro Enrique

Esparza Raniqueo Jose Lautaro

Ferrada Beltran Luis Segundo

Ferrada Novoa Ricardo Antonio

Ferrada Retamales Bernardino

Figueroa Valdivia Sergio Enrique

Fuentes Torres Jose Enrique

Galvez Bravo Fernando

Gonzalez Escobar Oscar Eduardo

Henriquez Valderrama Manuel

Iturra Arriagada Jose Segundo

Jofre Nuñez carlos Sergio

Labarca Sanhueza carlos Hernan

Lagos Cuevas Nelson del Carmen

Lagos Isidin Pedro Ernesto

Larrain Salinas Hector Raul

Lisperguer Rios Juan Alfonso

Marin Castro Carlos

Martinez Osses Juan Alberto

Mendez Ortiz Roberto Alejandro

Moraga Carter Ruben del Carmen

Moya Flores Luis Manuel

Muñoz Rojas Ramon Alvarito

Narvaez Rojas Julio Manuel

Nuñez Gallardo Evaristo Segundo

Obreque Henriquez Manuel Jesus

Ojeda Gallardo Juan Demetrio

Olivares Araya Tito Antolin

Olivares Donoso Victor Geraldo

Ovalle Henriquez Nelson Hernan

Palma Venegas Jose Reinaldo

Paris Ramos Jaime Humberto

Perez Olivares Juan Carlos

Pinazo Triviño Oscar Vicente

Piña Garrido Juvenal Alfonso

Poblete Nuñez Nelson Hugo

Portilla Uribe Sigisfredo

Rojas Yevenes Mario del Carmen

Romero Contreras Luis Alberto

Romero Quintuy Francisco Antonio

Romero Vasquez Juan de Dios

Rubilar Ocampo Jaime Orlando

Saavedra Rojas Julio Segundo

Salgado Rivera Patricio Enrique

Sanchez Miranda Miguel Angel

Sandoval Vergara Roberto Antonio

Segura Morales Nelson Omar

Sepulveda Almonacid Eduardo Antonio

Sepulveda Lopez Jaime Rene

Silva Abarca Bernardo

Tapia Alvarez Osvaldo Ruben

Torrejon gatica Orlando Jesus

Troncoso Carrillo Nicanor Aliro

Troncoso Cofre Juan Guillermo

Troncoso Soto Juan Miguel

Troncoso Verdugo Luis Enrique

Urtubia Alvarez Cirilo del Carmen

Valenzuela Ortiz Jose Angel

Valladares Duran Camilo Alberto

Veliz Gutierrez Alberto Francisco

Vera Zamora Silvia Teresa

Vergara Bravo Pedro Blas

Vial Collao Jorge Hernan

Villablanca Pinto Armando Eugenio

Wetzel Gareis Medardo Gustavo

Zamora Vergara Ricardo Orlando

Abdala Cabrera Victor Manuel

Aceituno Carvajal Oscar Manuel

Acosta Vilches Enrique Santiago

Acuña Luengo Mario Alberto

Aguayo Barra Ricardo Daniel

Aguayo Jara Hernan Fidencio

Alarcon Celis Sebastian Leonardo

Alarcon Guzman Omar Victor

Alarcon Romero Hector Ramon

Albanecich Norambuena Jaime Antonio

Albarran Cardenas Gonzalo

Albornoz Olivares Jose Nolberto

Alegria Hernandez Jose Luis

Alfaro Serrano Carlos Eulogio

Aliste Sepulveda Julio Hernan

Almonacid Soto Manuel Jesus

Alonso Huipillan Marcelino

Alvarado Saldivia Ricardo

Alvarez Gonzalez Eugenio Segundo

Alvarez Igor Aliro Alvercio

Alvarez Torres Bernardo Ivan

Andrade Figueroa Santiago Edgardo

Arancibia Lopez Juan Mario

Araneda Araneda Pedro Ariel

Aravena Bravo Eliseo Alfredo

Aravena Cespedes Jorge Florentino

Aravena Peña Jose Roberto

Aravena Soto Jorge Antonio

Araya Ortiz Luis Aurelio

Araya Ramirez Manuel Jesus

Arenas Aro Francisco

Arenas Fernandez Carlos Enrique

Arevalo Gaete Ramon Alfonso

Arevalo Torres Juan Bernardino

Arias Contreras Francisco Hosman

Arratia Salgado Santo Erasmo

Arzola Zurita Omar Adan

Asenjo Reinoso Rene Humberto

Astudillo Flores Luis Antonio

Ayala Hormazabal Nabor Humberto

Ayala Miranda Victor Fernando

Baschmann Campos Justo Eliecer

Bahamonde Roman Victor Guillermo

Barrera Casanova Juan Cancio

Barria Molina Delfin Segundo

Barrios Castillo Emilio Valericio

Bazignan Lopez Luis Humberto

Becerra Acuña Jose Aladin

Beltran Figueroa Sergio Elias

Bernier Leal Jose Nemesio

Billiard Larrañaga Manuel Enrique

Bravo Castro Jose Gilberto

Bravo Huaiquiñir Segundo Erasmo

Bravo Sepulveda Nibaldo Jesus

Briceño Pinto German Horacio

Bugueño Casanova Sergio Nicolas

Burgos Lillo Juan Alberto

Bustamante Santos Luis Alejandro

Cabrera Muñoz Guillermo Ernesto

Cabrera Peña Alejandro Patricio

Caceres Caba Carlos Arnoldo

Caceres Soto Juan Pablo

Calderon Santibañez Pedro Armando

Camilo Ahumada Gustavo Adolfo

Canales Fernandez Arnoldo Eduardo

Canales Millanao Jose Raul

Cantero Alarcon Jorge Reinaldo

Carcamo Mancilla Jose Ruben

Carcamo Pinuer Eduardo Alejandro

Cardenas Sagredo Manuel Segundo

Carrasco Vega Ruben Eliseo

Carrasco Veloso Rigoberto Enrique

Carrillo Muñoz Herrnan Alfonso

Carrillo Nesbet Renato Francisco

Carrillo Santander Luis Fernando

Casanova Miranda Jose Manuel

Castillo Ascencio Miguel Enrique

Catalan Castillo Carlos Gustavo

Catalan Valenzuela Hector Manuel

Caviedes Leyton Julio Ivan

Celis Lagos Clemente Patricio

Cereceda Lopez Luis Alberto

Cespedes Auladell Miguel Angel

Chavez Baeza Eduardo Martin

Cid Rodriguez Jose Alfonso

Cid Troncoso Reiner Edgardo

Cifuentes Astudillo Sergio

Cisterna Cofre Carlos Cesar

Cofre Leiva Manuel Ramon

Collantes Bravo Raul Ernesto

Concha Arevalo Ricardo Alfonso

Contreras Ramos Claudio Emilio

Contreras Rivera Jose Hernan

Contreras Rossel Luis Alberto

Coñopan Velarde Victor Jose

Cornejo Vidal Jose Joaquin

Cuevas Muñoz Carlos Hector

Delgado Carrasco Hugo Ruben

Delgado Muñoz Eduardo Elias

Diaz Silva Gustavo Manuel

Diocares Mendoza Josue ino

Donoso Cerda Ramon Humberto

Duran Martinez Raul del Carmen

Escandon Vidal Jose Segundo

Esparza Lillo delberto Atanasio

Espinoza Bravo Luis Hernan

Espinoza Fuentes Manuel Melchor

Farias Molina Antonio

Farias Vasquez Guillermo

Fernandez Aguilar Florencio Wladimir

Fernandez Benavides Raul Jose

Fernandez Inzunza Patricio

Fernandez Veas Jose Roberto

Ferran martinez Guillermo Jesus

Figueroa Lobos Mauricio Eugenio

Figueroa Ruiz Enrique Antonio

Figueroa Uribe Gabriel del Rosario

Flores Espinoza Juan Carlos Gustavo

Freddy Muñoz Jorge Ulises

Freddy Muñoz Pablo Alex

Frias Faust German del Transito

Fuentes Ponce Juan Manuel

Fuentes Sepulveda Pedro Joel

Fuenzalida Riquelme Juan Rodolfo

Gajardo Letelier Jorge Vicente

Gallardo Alarcon Carlos Alberto

Galvez Beroiza Luis Alberto

Galvez Navarro Luis Hernan

Garcia Cancino Hector Antonio

Garcia Sanchez Ricardo Hernan

Garrido Encina Miguel Angel

Gatica Carrillo Marco Luciano

Godoy Diaz Miguel Angel

Godoy Rojas Juan Luis

Godoy Valenzuela Patricio Conrado

Gomez Sepulveda Hector Enrique

Gonzalez Fuentes Waldo Enrique

Gonzalez Irribarra Jose Gabriel

Gonzalez Jofre Ramon Juan

Gonzalez Morales Hernando Segundo

Gonzalez Peña Jose Antonio

Gonzalez Tobar Jose Miguel

Gonzalez Tobar Juan Carlos

Gonzalez Toro Guillermo Enrique

Gonzalez Urriola Guillermo

Guerrero Alday Rene Alberto

Guerrero Becerra Ricardo del Carmen

Guerrero Teran Osvaldo Fernando

Guevara Castillo Hernan Alejandro

Gutierrez Boilett Ramon Segundo

Gutierrez Leal Jaime Enrique

Gutierrez Pizarro Manuel Jesus

Gutierrez Valdes Pedro Antonio

Heredia Rios Miguel Angel

Hernandez Aguilera Pedro Esteban

Hernandez Buholzer marcelo Jose

Hernandez Correa Miguel Angel

Hernandez Franco Nelson Edison

Hernandez Medina Ramon Abdon

Hernandez Ramirez Jorge Manuel

Herrera Herrera Juan Felix

Herrera Silva Juan Sixto

Honorato Villalobos Hector Gabriel

Hormazabal Lagos Cristian Pablo

Huerta Valderrama Luis Guillermo

Ibaceta Herrera Juan Fernando

Inostroza Carrasco Fredy

Iturrieta Orellana Juan Domingo

Iturrieta Ubilla Francisco Eduardo

Jara Morales Pedro Alejandro

Jara Ulloa Luis Armando

Jaramillo Montenegro Juan Antonio

Jorquera Abarzua Juan Alejandro

Kalazich Sanchez Jaime Alejandro

La Flor Flores Oscar Belarmino

Laplechade Pipon Jose Orlando

Lazo Moreno Manuel Gaston

Leal Orellana Luis Alberto

Leiva Arriagada Marco Antonio

Leiva Sepulveda Pablo Enrique

Leon Pino Alejandro del Carmen

Lepe Schulz Nelson Gaston

Lewis Sotomayor Luis Gustavo

Lopez Fuentealba Fanor Patricio

Lopez Nomel Pedro Leon

Lopez Zuñiga Alejandro Antonio

Loyola Diaz Victor Manuel

Machmar Bastidas Rene Gonzalo

Mager Rubilar Carlos Otto

Maldonado Vidal Pedro Reinaldo

Maldonado Villarroel Manuel Cecilio

Manriquez Parraguez manuel Segundo

Manzo Montenegro Manuel

Mardones Garces Raul Ernesto

Marin Ingles Manuel del Transito

Marin Calderon Rene Orlando

Martinez Cofre Juan Carlos

Martinez Lazcano Lorenzo Justiniano

Martinez Oporto Manuel

Matamala Vargas Dubenil Segundo

Medel Silva Oscar Omar

Medina Medina Eduardo Blas

 

Mejias Galaz Hector Lorenzo

Mejias Ibarra Omar del Carmen

Melipillan Barria Mario Humberto

Meza Valdebenito Carlos Alberto

Miranda Naranjo Sergio Luis

Molina Astete Victor Manuel

Molina Espinoza Zacarias Segundo

Molina Gonzalez Pedro Pascual

Molina Segura Eliecer Javier

Molina Toro Jaime de la Cruz

Moncada Hernandez Guido Arsenio

Moncada Lillo Miguel

Montes Merino Mario Anselmo

Montes Neira Ruben del Cermen

Montiel Varas Ricardo Alberto

Moraga Hueiquimilla Luis Nolberto

Morales Vallejos Marcos Efrain

Moran Cortes Jose Benjamin

Moscoso Gallardo Felipe Manuel

Muller Vega Rene Humberto

Muñoz Aguirre Walter Patricio

Muñoz Carrasco Valentin Anibal

Muñoz Cerda Ricardo Bartolome

Muñoz Lopez Rolando Arsenio

Muñoz Obreque Cresencio Fernando

Muñoz Reinoso Eduardo Enrique

Naranjo Riquelme Andres Alfredo

Navarrete Bravo Raul Ulises

Navarrete Valdes Hector Elias

Navarro Alvarado Miguel Robinson

Navarro Navarro Humberto Segundo

Neira Peña Juan Alfonso

Nuñez Gonzalez Ruperto Hernan

Obal Labrin Hector Osvaldo

Obreque Henriquez Luis Anselmo

Obreque Molina Osiel

Ocampo Aravena Francisco Anselmo

Ocares Morales German Antonio

Oelkers Salazar Abraham Segundo

Olave Morales Moises Evangelista

Olguin Ortiz Luis Alberto

Oliva Morales Manuel Guillermo

Olivares Duran Gaston Horacio

Olmedo Alvarez Humberto Artemio

Olmedo Varela Carlos Rolando

Oñate Jara Jaime Luis

Opazo Opazo Jaime Enrique

Oporto Moreno Guido Antonio

Orellana Morales Juan Carlos

Orellana Seguel Francisco Javier

Ortega Vargas Joel

Ortiz Bustamante Rafael Humberto

Ortiz Lazo Mario Eduardo

Ortiz Romero Pedro Antonio

Otarola Agurto Eusebio

Otarola Lopez Raul Luis

Oyarce Riquelme Eduardo Alejandro

Oyarzo Gallardo Eugenio Cesar

Pacheco Vasquez Juan Carlos

Padilla Rojas Luis Salomon

Paillan Millaquen Alberto Guido

Papic Diaz Eduardo Ernesto

Paredes Arce Fernan Ruy

Paredes Marcoleta Ricardo Alfonso

Parra Senociain Sergio Eusebio

Pavez Silva Luis Arturo

Paz Bustamante Nelson Alberto

Peña Olave Ruperto Antonio

Peña Roa Juan Antonio

Perez Mesias Jose Ignacio

Perez Salinas Manuel Orlando

Pino Hormazabal Ramon Luis

Pinolevi Rocha Carlos Juan

Piñol Canto Ramon Gustavo

Poblete Caro Patricio Enrique

Pontigo Araya Eduardo Segundo

Pozo Rivera Manuel Hugo

Pradenas Ponce Juan Carlos

Prieto Ortiz Julio Enrique

Pumero Leon Humberto Andres

Quinchaleo Curin Bernardo Nelson

Quinteros Moya Francisco Javier

Ramirez Hernandez Benito

Ramirez Montoya Manuel Rigoberto

 

Mejias Galaz Hector Lorenzo

Mejias Ibarra Omar del Carmen

Melipillan Barria Mario Humberto

Meza Valdebenito Carlos Alberto

Miranda Naranjo Sergio Luis

Molina Astete Victor Manuel

Molina Espinoza Zacarias Segundo

Molina Gonzalez Pedro Pascual

Molina Segura Eliecer Javier

Molina Toro Jaime de la Cruz

Moncada Hernandez Guido Arsenio

Moncada Lillo Miguel

Montes Merino Mario Anselmo

Montes Neira Ruben del Cermen

Montiel Varas Ricardo Alberto

Moraga Hueiquimilla Luis Nolberto

Morales Vallejos Marcos Efrain

Moran Cortes Jose Benjamin

Moscoso Gallardo Felipe Manuel

Muller Vega Rene Humberto

Muñoz Aguirre Walter Patricio

Muñoz Carrasco Valentin Anibal

Muñoz Cerda Ricardo Bartolome

Muñoz Lopez Rolando Arsenio

Muñoz Obreque Cresencio Fernando

Muñoz Reinoso Eduardo Enrique

Naranjo Riquelme Andres Alfredo

Navarrete Bravo Raul Ulises

Navarrete Valdes Hector Elias

Navarro Alvarado Miguel Robinson

Navarro Navarro Humberto Segundo

Neira Peña Juan Alfonso

Nuñez Gonzalez Ruperto Hernan

Obal Labrin Hector Osvaldo

Obreque Henriquez Luis Anselmo

Obreque Molina Osiel

Ocampo Aravena Francisco Anselmo

Ocares Morales German Antonio

Oelkers Salazar Abraham Segundo

Olave Morales Moises Evangelista

Olguin Ortiz Luis Alberto

Oliva Morales Manuel Guillermo

Olivares Duran Gaston Horacio

Olmedo Alvarez Humberto Artemio

Olmedo Varela Carlos Rolando

Oñate Jara Jaime Luis

Opazo Opazo Jaime Enrique

Oporto Moreno Guido Antonio

Orellana Morales Juan Carlos

Orellana Seguel Francisco Javier

Ortega Vargas Joel

Ortiz Bustamante Rafael Humberto

Ortiz Lazo Mario Eduardo

Ortiz Romero Pedro Antonio

Otarola Agurto Eusebio

Otarola Lopez Raul Luis

Oyarce Riquelme Eduardo Alejandro

Oyarzo Gallardo Eugenio Cesar

Pacheco Vasquez Juan Carlos

Padilla Rojas Luis Salomon

Paillan Millaquen Alberto Guido

Papic Diaz Eduardo Ernesto

Paredes Arce Fernan Ruy

Paredes Marcoleta Ricardo Alfonso

Parra Senociain Sergio Eusebio

Pavez Silva Luis Arturo

Paz Bustamante Nelson Alberto

Peña Olave Ruperto Antonio

Peña Roa Juan Antonio

Perez Mesias Jose Ignacio

Perez Salinas Manuel Orlando

Pino Hormazabal Ramon Luis

Pinolevi Rocha Carlos Juan

Piñol Canto Ramon Gustavo

Poblete Caro Patricio Enrique

Pontigo Araya Eduardo Segundo

Pozo Rivera Manuel Hugo

Pradenas Ponce Juan Carlos

Prieto Ortiz Julio Enrique

Pumero Leon Humberto Andres

Quinchaleo Curin Bernardo Nelson

Quinteros Moya Francisco Javier

Ramirez Hernandez Benito

Ramirez Montoya Manuel Rigoberto

 

 

 

 

S

Alarcón Alarcón Carlos Eduardo

SL1

Canales Ruminot Claudio Pedro

SL1

Cofre Jorquera Maria Eugenia

SL1

Jimenez Quezada Juan Victor

SL1

Leyton Robles Manuel Jesus

SL1

Prinea Lopez Jorge Isaac

SL1

Rosas Toledo Guido Rolando

SL1 Rva

Aceituno Cruz Jorge Guido

SL1 Rva

Aguila Vasquez Juan Andrés

SL1 Rva

Alfaro Lillo Juan Arturo

SL1 Rva

Alvarez Herrera Miguel Antonio

SL1 Rva

Aravena Sepúlveda Victor

SL1 Rva

Araya Cordero Pedro Osvaldo

SL1 Rva

Armijo Groves German Antonio

SL1 Rva

Arriagada Martinez Juan Alberto

SL1 Rva

Astorga Tobar Jose Manuel

SL1 Rva

Barria Ibarra Carlos Belarmino

SL1 Rva

Barra Palominos Luis David

SL1 Rva

Bastias Muñoz Manuel Alejandro

SL1 Rva

Bahamondes Urrutia Luis Alberto

SL1 Rva

Basoalto Caceres Ceferino Ariel

SL1 Rva

Benito Gonzalez Alberto Gabriel

SL1 Rva

Berenguela Aracena Paul Roberto

SL1 Rva

Brito Figueroa Juan Carlos

SL1 Rva

Brito Caris Saul Humberto

SL1 Rva

Bozo Salgado Ricardo Abraham

SL1 Rva

Burgos Osses Ricardo Antonio

SL1 Rva

Campora Vargas Jorge Octavio

SL1 Rva

Campos Almuna Miguel Angél

SL1 Rva

Cariqueo Godoy Ismael del Carmen

SL1 Rva

Carrasco Villanueva Cardenio Aladino

SL1 Rva

Carreño Aravena Pedro Humberto

SL1 Rva

Carreño Morales Enrique Washington

SL1 Rva

Carvallo Cabrera Victor Hugo

SL1 Rva

Castillo Muñoz Isidro Bernardo

SL1 Rva

Castillo Parada Julio del Carmen

SL1 Rva

Castillo Rubilar Javier Alberto

SL1 Rva

Castillo Silva Juan Rigoberto

SL1 Rva

Cecconi Troncoso Enzo

SL1 Rva

Celis Sanchez Luis Eugenio

SL1 Rva

Cerda Quintana Luis Arnaldo

SL1 Rva

Chinchilla Toledo Carlos Jesus

SL1 Rva

Cristia Meza Juan Antonio

SL1 Rva

Daza Lizama Jose Rene

SL1 Rva

De la Fuente Diaz Luis Alberto

SL1 Rva

Del Moro Olivares Eduardo Fernando

SL1 Rva

Demanet Muñoz Adolfo Valentin

SL1 Rva

Diaz Villalon Jorge Luis

SL1 Rva

Duran Ulloa Ernesto Fernando

SL1 Rva

Escobar Diaz Raul Hernan

SL1 Rva

Escobar Valenzuela Juan Carlos

SL1 Rva

Fuenzalida Diaz Jaime Arturo

SL1 Rva

Ferrada Beltran Leonel Arcadio

SL1 Rva

Ferrada Bobadilla Nestor Froilan

SL1 Rva

Garrido Meza Juan Bautista

SL1 Rva

Gatica Villarroel Pedro Segundo

SL1 Rva

Gonzalez Alvarez Aldo Osman

SL1 Rva

Gonzalez Peñailillo Alejandro

SL1 Rva

Guerrero Guerrero Jose Carlos

SL1 Rva

Hernandez Cubillo Cardenio Renato

SL1 Rva

Herrera Lecaros Luis Andrés

SL1 Rva

Huerta Gutierrez Julio Fernando

SL1 Rva

Jimenez Vergara Carlos Hernan

SL1 Rva

Kosch Breyer Carlos Jose

SL1 Rva

Latin Ramos Abraham

SL1 Rva

Leiva Abarca Luis Arturo

SL1 Rva

Madrigal Rojas Rubén Daniel

SL1 Rva

Manriquez Barrientos Juan Manuel

SL1 Rva

Marin Alvarez Segundo Patricio

SL1 Rva

Marquez Campos Jaime Andrés

SL1 Rva

Matamala Fonseca Waldo Antonio

SL1 Rva

Miranda Navarro Binicio Alberto

SL1 Rva

Muñoz Alvarez Hugo Nibaldo

SL1 Rva

Muñoz Alvarez Luis Alberto

SL1 Rva

Panes Pinilla Jose Mateo

SL1 Rva

Ojeda Caro Carlos Osvaldo

SL1 Rva

Oliveras Fernandez Luis Humberto

SL1 Rva

Orellana Lara Luis Antonio

SL1 Rva

Paillacheo Ojeda Rubén

SL1 Rva

Ríos Tapia Juan Lisandro

SL1 Rva

Riquelme Henriquez Hernán

SL1 Rva

Salas Nuñez Segio Patricio

SL1 Rva

Sepúlveda Bustos Juan Eduardo

SL1 Rva

Sepúlveda Valenzuela Carlos Miguel

SL1 Rva

Velasco Lopéz Jorge Felipe

SL1 Rva

Yañez Ibañez Pedro Nolasco

SL2

Acevedo Opazo Rosa Sandra

SL2

Aedo Aedo Erika Luisa

SL2

Bruna Labra Benito Bernabe

SL2

Coello Valenzuela Sergio Alejandro

SL2

Concha Cabrera Victor Humberto

SL2

Contreras Ríos Octavio Ademir

SL2

Espinoza Jeanmaire Eduardo

SL2

Franklin Guerra Francisco Antonio

SL2

Herrera Andaur Nelson

SL2

Huenupan Silva Domingo Segundo

SL2

Leiva Olguin Jaime Hernán

SL2

Montenegro Valenzuela Jose Guillermo

SL2

Pastene Osses Robustiano del Carmen

SL2

Rodriguez Valdes Blanca Deisy

SL2

Saldias Conteras Ema Rosa

SL2

San Martín Carrasco Bernardo

SL2

Sepúlveda Larrondo Ana Maria

SL2

Soto Pino Luis Alfonso

SL2

Torreblanca Mavrakis Lorenzo

SL2

Torres Olivares Antonio Anibal

SL2

Vega Trujillo Patricio

EC

Gonzalez Ahumada Marcelino Eduardo

EC

Pineda Alvarez Jose Miguel

EC

Vargas Miquel Guillermo Lucio

ASG

Albornoz Martinez Luis Armando

ASG

Alvarez Droguet Victor Manuel

ASG

Antitur Ñancufil Eliecer Arnoldo

ASG

Aplablaza Meneses Gustavo Humberto

ASG

Araya Barrera Eduardo Alberto

ASG

Arcos Alvarado Abraham Enrique

ASG

Arenas Cortes Juan Carlos

ASG

Ardiles Quinteros Luis Alberto

ASG

Baeza Reyes Alex Jose

ASG

Becerra Letelier Gilberto Jesús

ASG

Benavente Conejeros Gonzalo

ASG

Betancurt Candia Carlos Francisco

ASG

Bon Reyes Edwin Ernesto

ASG

Briones Saa Sergio Ramón

ASG

Caro Moya Hernán Gregorio

ASG

Carrasco de la Puente Luis Alfonso

ASG

Claveria Leiva Hugo Hernan

ASG

Cortes Hernandez Luis Mario

ASG

Cortez Lopez Juan Guillermo

ASG

De La Parra Aracena Alberto

ASG

Espinoza Tapia Luis Armando

ASG

Fernandez Sanhueza Edison Antonio

ASG

Flores Coliman Ernesto Alejandro

ASG

Furniss Fisher Carlos Adolfo

ASG

Gonzalez Moreno Olegario Enrique

ASG

Guerra Guajardo Fernando Enrique

ASG

Hernandes Hernandez Carlos Eduardo

ASG

Herrera Angulo Pedro Dagoberto

ASG

Hidalgo Jara Juan Segundo

ASG

Hombitzer Fernandez Guillermo Evaristo

ASG

Huaiquil Diaz Lazaro Manuel

ASG

Jaque Riffo Hector Juan

ASG

Jara Briones Claudio Eugenio

ASG

Jerez Nuñez Eduardo Delfin

ASG

Jimenez Catañeda Jose Nibaldo

ASG

Jofre Carvallo Jose Arnoldo

ASG

Lagos Fuentes Carlos Enrique

ASG

Lepileo Barrios Jorge Antonio

ASG

Letelier Verdugo Carlos Enrique

ASG

Lisera Rodriguez Mario Alberto

ASG

Lizana Ramirez Reginaldo German

ASG

Lopez Mondaca Juan Gabriel

ASG

Macmillan Godoy Jose Manuel

ASG

Miranda Meza Carlos Enrique

ASG

Miranda Muñoz Angel Patricio

ASG

Miranda Vasquez Jose Rogelio

ASG

Molina Tapia Luis

ASG

Montero Gonzalez Mario Alberto

ASG

Morales Bastias Jose Fernando

ASG

Muller Pezo Hernan Washington

ASG

Nuñez Díaz Juan Carlos

ASG

Orellana Roldan Hugo

ASG

Ortega Vasquez Luis Eliecer

ASG

Pampillioni Moccia Leonardo Mario

ASG

Pereira Fica Juan Bautista

ASG

Pincheira Ubilla Marco Antonio

ASG

Poblete Gonzalez Igor Domingo

ASG

Poblete Palomino Aquiles

ASG

Pueyes Contreras Elias Rosendo

ASG

Quezada Cuevas Aldo Alfredo

ASG

Quevedo Lopez Jose Segundo

ASG

Quiroz Quintana Alfonso Humberto

ASG

Riveros Frost Rafael Jesús

ASG

Reyes Contreras Miguel Angel

ASG

Rodriguez Demiere Roger Alvaro

ASG

Rosas Valdebenito Renato Ricardo

ASG

Saavedra Villegas Rene Patricio

ASG

Sanchez Graf Enrique Eduardo

ASG

Sanchez Guerrero Jorge Hugo

ASG

Schwartenski Rubio Libardo Hernan

ASG

Sepúlveda Miranda Patricio Guillermo

ASG

Sepúlveda Valenzuela Santiago del Transito

 

ASG

Soto Perez Raúl Alberto

ASG

Soto Torres Jose Javier

CB2

Maricahuin Rauil Edwin

CB2

Navarro Saez Alfonso

CB2

Peña Gatica Luis

CB2

Perez Barahona Oscar Humberto

CB2

Riquelme Guajardo Luis Fernando

CB2

Ulloa Vergara Leonidas

SL2

Yañez Ugalde Miguel Angél

SLC

Arredondo Barraza Hector Miguel

SLC

Barros Soto Victor Sebastián

SLC

Cornejo Lara Carlos Alejandro

SLC

Espinace Contreras Luis Fernando

SLC

Estrada Soto Victor Jaime

SLC

Fuenzalida Devia Samuel Enrique

SLC

Frez Vasquez Rodolfo Enrique

SLC

Riveros Freire Pedro Alejandro

SLC

Soto Cuevas Osvaldo Eugenio

SLC

Vergara Alvarez Patricio Eduardo

CB1

Carreño Cancino Manuel Antonio

CB1

Cerda Koening Jaime Antonio

CB1

Gonzalez Moya Manuel Alfonso

CB1

Rojas Pradena Rodolfo del Carmen

CB2

Flores Gutierrez Gerardo

CB2

Lagos Yañez Luis Alberto

CB2

Martinez Montecinos Fidel Bernardino

CB2

Meneses Meneses Luis Alberto

CB2

Paez Jofre Guillermo del Carmen

CB2

Valdebenito Canales Juan

CB2

Gonzalez Díaz Hector Arnaldo

SLC

Muga Díaz Fernando Enrique

SLC

Salcedo Gonzalez Sergio Fernando

SLC

Venegas Gutierrez Cristian

SL2

Gonzalez Díaz Hector Arnaldo

SL2

Vera Milanca Sergio Santiago

SLC

Martinez Erlandsen Raúl Emilio

CB1

Naranjo Muñoz Enrique Ariel

CB2

Aliaga Soto Maximo Ramón

CB2

Burgo Díaz Fernando Remigio

CB2

Barria Mancilla Segundo Eliseo

CB2

Caceres Osorio Pedro Ernesto

CB2

Carrasco Matus Carlos Alberto

CB2

Castro Contreras Cardenio

CB2

Quezada Donaire Hector Patricio

CB2

Soto Román Hipolito del Carmen

SLC

Contreras Osorio Luis Alberto

SLC

Medel Espinoza Rigoberto Antonio

SLC

Mendez Santos Raúl Boris



21/03/2017 11:38 inverecundos Enlace permanente. Ejecutores inverecundos No hay comentarios. Comentar.

Sergio González Bombardieri, encubridor del homicidio de Frei Montalva

Es médico de la Universidad Católica, actualmente, en la información de la Facultad de Medicina lo tiene como profesor titular de Anatomía Patológica, como se ve a continuación:

Mostrando SergioGonzálezDocente.jpg

Además figura como Jefe de Departamento del Post-Título de Anatomía Patológica:

Mostrando SergioGonzálezJefe.jpg

Además es parte de la Red de Salud de la Universidad Católica:Mostrando SergioGonzálezRedSaludUC.JPG

Sergio González fue sometido a proceso el 7 de diciembre de 2009 como encubridor del homicidio del ex presidente Eduardo Frei Montalva, abogado de la misma Universidad Católica.

Lea la información de CiperChile en el siguiente link:

http://ciperchile.cl/2009/03/06/la-autopsia-de-frei-paso-a-paso/

SI NO HAY JUSTICIA, HAY DENUNCIA.

Benjamín Núñez Machuca, funcionario de confianza de la Gendarmería

Es sociólogo de la Universidad Católica.

Actualmente en la página de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica figura como profesor del Programa de Criminología de esa Facultad:


Benjamín Núñez era funcionario de confianza de Gendarmería de la dictadura.

En el siguiente link de la biblioteca del Congreso Nacional puedes ver decreto

http://www.leychile.cl/Consulta/m/norma_plana?org=&idNorma=3538&r=3

Sergio González y Helmar Rosenberg son socios en varias empresas siendo la última que se conoce la sociedad "Profesionales e Inversiones Médicos Patólogos Asociados".

Hoy son parte del Departamento de Anatomía Patológica de la Universidad Católica.

Sergio González y Benjamín Nuñez eran compañeros en una residencia universitaria en 1973.

Hoy son parte de los profesores de la Universidad Católica.

Si cree importante denunciar a los cómplices, difúndalo.

Si conoce otro cómplice, mándenos la información para investigarlo y denunciarlo.

SI NO HAY JUSTICIA, HAY DENUNCIA.

20/02/2017 00:16 inverecundos Enlace permanente. Cómplices de inverecundos No hay comentarios. Comentar.

Helmar Rosenberg Gómez encubridor del asesinato de Frei Montalva

Este inverecundo es profesor honorario de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica.

Fue sometido a proceso el 7 de diciembre de 2009 como encubridor del homicidio del ex presidente Eduardo Frei Montalva, abogado de la misma Universidad Católica.

Lea la información de CiperChile en el siguiente link:

http://ciperchile.cl/2009/03/06/la-autopsia-de-frei-paso-a-paso/

En una ceremonia efectuada el 30 de octubre de 2015 fue homenajeado por la Universidad con motivo de los 70 años del Departamento de Anatomía Patológica.

Pueden ver la información en el siguiente link:

 http://medicina.uc.cl/noviembre-2015/laboratorio-de-anatomia-patologica-uc-cumplio-70-anos

SI NO HAY JUSTICIA, HAY DENUNCIA.

LORENA FRIES LEÓN, encubridora de inverecundos asesinos

Lorena Fries Monleón es una encubridora de inverecundos genocidas. 

Esta inverecunda desalmada quiere "debatir un indulto general para los violadores de Derechos Humanos", o sea, quiere dejar en libertad a los asesinos, ladrones, violadores, torturadores y criminales de las Fuerzas Armadas.

Es una vergüenza para un país, como Chile, que ha sufriudo demasiadas vergüenzas.

UN DEGOLLADOR CIRCULA LIBRE POR LAS CALLES DE CHILE

Contribución de Ximena Cadiz (Chile)
Reenviado pro German Westphal

Ver el recorte adjunto:




La información no ha aparecido en la prensa. Tampoco está en el sitio del Poder Judicial. 

¿Cuál es el papel que juega la Tercera Sala de la Corte Suprema en todo esto? 

¿Quiénes integraban la Tercera Sala cuando excarcelaron al degollador?

19/09/2016 14:54 inverecundos Enlace permanente. Ejecutores inverecundos No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris