Facebook Twitter Google +1     Admin

NO ES LO MISMO

Por Máximo Kinast
 
No es lo mismo, defender la libertad y la democracia, incluso con armas, que el Terrorismo. En Chile hubo Terrorismo de Estado. Lo confesaron todos los más altos jefes de las Fuerzas Armadas. Lo hizo publico el Informe Valech. Es de público, universal y notorio conocimiento de que en Chile se violó la Constitución para robarse los bienes del propiedad mixta y de propiedad social. Para apoyar este robo del siglo (unos setenta y cinco mil millones de euros de hoy) hubo toda clase de asesinatos, torturas, secuestros. violaciones y desapariciones de seres humanos.
 
Algunos grupos de ciudadanos se defendieron del esta Política de Terrorismo de Estado con armas. El dictador y sus cómplices los declararon terroristas, declararon la guerra al pueblo de Chile y cometieron toda clase de tropelías para justificar su robo. Eso es lo que ocurió en Chile.
 
Hablar de dos fantasmas es buscarle tres pies al gato. No hubo guerra. No hubo equiparidad entre los delitos cometidos por los uniformados y las acciones de algunos grupos armados que defendían la legitimidad.
 
El derecho a la legítima defensa contra una Dictadura está consagrado en el Derechos Internacional desde los tiempos del domínico Francisco de Vitoria (Burgos, 1483 - Salamanca, 1546) y el derecho de Gentes, pasando por el filósofo Juan Luis Vives (1492-1540), el teólogo Francisco de Suarez (1548 - 1617), incluso Huig de Groot, conocido en español como Hugo Grocio (1583 - 1645) y tantos otros sabios que en el mundo han sido defensores de los derechos naturales de los seres humanos, entre los cuales y de forma principal esta oponerse de cualquier forma a las Dictaduras.
Inverecundos como el Arancibia, que tiene mala memoria (¿o es pura cobardía moral?) y no confiesa los crímenes a bordo de La Esmeralda, son los que defienden y encubren todavía a los genocidas.
Véalos usted mismo. Infórmese directamente de como pretenden conseguir 'olvido y perdón' por las fechorías de sus gentes, comparando a valientes defensores de la democracia y d ela libertad con cobardes torturadores, todavía inconfesos y para nada arrepentidos.
 
Este es el texto del artículo que he recibido:
 
Postergan votación de proyecto que entrega beneficios carcelarios a ex agentes del Estado
 
Senado acordó posponer para el próximo miércoles 7 de noviembre, su pronunciamiento sobre la iniciativa, con el objeto de que todos los senadores puedan emitir su voto, pues hay tres que forman parte de la comitiva presidencial de visita en Europa.
Con su votación pendiente para el primer miércoles de noviembre quedó el proyecto que concede beneficios carcelarios a los ex agentes del Estado que hayan sido condenados, luego que el Senado acordara en forma unánime destinar la sesión de hoy para el debate de la iniciativa y dejar su votación para esa fecha, a objeto de que todos los senadores puedan emitir su sufragio.
Cabe recordar que, esta iniciativa fue presentada por los senadores Hernán Larraín, Baldo Prokurica, Jorge Arancibia y los ex senadores Edgardo Boeninger y Enrique Silva Cimma, en la misma época en que se tramitó un proyecto similar para beneficiar a quienes fueron condenados por delitos terroristas.
En lo fundamental el texto legal propone que los agentes del Estado que hayan sido condenados o procesados por delitos contra la vida, la integridad síquica o la libertad personal cometidos entre el 11 de marzo de 1978 y el 11 de marzo de 1990, cumplan una pena única de 10 años de presidio por la totalidad de los delitos cometidos, salvo que la pena impuesta fuese inferior, y siempre que suscriban en forma previa una declaración que contenga una renuncia inequívoca al uso de la violencia.
Asimismo, autoriza la remisión condicional de la pena a los sentenciados que durante el cumplimiento de la condena impuesta alcancen los 70 años o sufran de una enfermedad grave o incurable, siempre que hayan cumplido la mitad de aquella.
INTENSO DEBATE
Al momento de informar el proyecto en Sala, el senador Jorge Arancibia recordó que durante el debate de la iniciativa que benefició a los que cometieron delitos terroristas, “se manifestó la voluntad de ayudar a un clima de paz social y cerrar las heridas del pasado, para lo cual se requería mantener el principio de igualdad ante la ley frente a situaciones que, no siendo similares debían ser analizadas bajo los mismos criterios, como que se hubiere hecho justicia, que no exista impunidad frente al delito cometido y que se les pudiera perdonar”.
Tras recordar que en esa oportunidad hubo parlamentarios de la Concertación que se manifestaron proclives a aprobar el proyecto, el parlamentario dijo que “espero confiado en que esta Sala se ilumine con los mismos aires de justicia y reencuentro que en su momento sirvieron de fundamento a esta moción”.
A su turno, el senador Baldo Prokurica explicó que lo que se quiere hacer con esta iniciativa es “replicar un paso que se dio a favor de un sector de la sociedad que participó en el rompimiento que tuvo nuestro país” por la vía de aplicar el derecho de igualdad ante la ley, otorgando los mismos beneficios para quienes cometieron delitos de una misa situación política.
“Los Derechos Humanos deben ser iguales para todos, que es la única forma de respetar el principio consagrado de la igualdad ante la ley. Quienes votaron a favor de este proyecto siempre tuvieron en mente la reconciliación nacional y el reencuentro entre los chilenos y no existe eso si a un tipo de chilenos que cometieron delitos graves se les entrega un beneficio y a otros no”, dijo el senador.
En tanto, el senador Juan Pablo Letelier manifestó que el contexto del país cuando se inició el debate es absolutamente distinto al actual.
A su juicio “estamos frente a una propuesta de una segunda ley de amnistía, que en el fondo quiere fijar un perdonazo unilateral en una situación de cierto tipo de delincuentes y de delitos. Se quiere poner en una situación de igualdad los delitos que cometen agentes del Estado, con los que cometen personas particulares y a mi juicio debería ser agravante que se usen recursos del Estado y sus agentes en una política de exterminio”.
Por su parte, el senador Hernán Larraín descartó que esta iniciativa sea una amnistía, “porque eso significa que una persona que ha cometido el delito queda exonerado de las consecuencias de ese delito. Aquí hay una sanción efectiva de a lo menos 10 años de presidio, por lo que se podría hablar de un indulto parcial”.
Dijo que así como la aprobación del proyecto que benefició a quienes cometieron delitos terroristas, favoreció al clima de unidad en el país, debería ocurrir lo mismo con esta iniciativa.
TEMA COMPLEJO
A su turno, el senador José Antonio Gómez dijo que el proyecto que se propone no va en la línea de la reconciliación, pues se trata de casos absolutamente distintos a los que se abordaron en la ley anterior.
“Todos los que fueron favorecidos por la ley anterior, eran personas que fueron detenidas y que confesaron bajo tortura. No tuvieron debido proceso para defenderse en las causas. Desde el punto de vista humano, un proyecto de esta naturaleza va a significar que el Congreso a hecho tabla rasa de los procesos judiciales. Muchos de estos temas los conozco directamente. Y son hechos de tal gravedad que no es posible pretender rebajar la pena”, dijo.
En tanto, el senador Jaime Gazmuri tampoco se manifestó de acuerdo al proyecto, aún cuando fue enfático en señalar que está disponible a concurrir a actos de perdón y reconciliación.
“Tengo la impresión de que si diéramos esta suerte de condonación de penas a 10 años, estaríamos debilitando la causa y la dimensión de la justicia. Estaríamos reabriendo profundas heridas en miles y miles de víctimas y no ayudaríamos a la consecución de la paz”, sentenció.
Finalmente, el senador Nelson Ávila dijo que en su calidad de representantes de la ciudadanía afín a la Concertación, le es imposible apoyar una iniciativa de este tipo. “Las familias que perdieron a algunos de sus miembros por este tipo de hechos, al menos sienten un alivio al pensar que nosotros por la representación política que tenemos contribuimos necesariamente a ver su pena. Si hoy se enteran que estamos resolviendo por ellos, un supuesto olvido que ellos no pueden poner en práctica, nos van a recriminar y con justa razón”.
 
 
Denuncia esta maniobra inmoral a los cuatro vientos!!!
 
Los nombres de los inverecundos están en negrita.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris