Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2008.

CARTA ABIERTA AL INVERECUNDO ALMIRANTE CODINA

20080505161249-inverecundo-almirante-rodolfo-codina.jpg

NOTA DE MAXIMO KINAST: Hay marinos (ex marinos) que conservan la dignidad y el valor, a pesar de que la formación impartida a los miembros de las Armada de Chile incluye el arte de mentir, la infame ley de la 'omerta' y otras materias más propias de la Mafia que de una institución destinada a la defensa del país. Esta carta de los marinos torturados y expulsados de la Armada en Agosto de 1973, por los 'delitos' de defender la legalidad, la constitución y el honor de la Armada, deja bien claro que el Almirante Rodolfo Codina es un inverecundo mentiroso, un encubridor contumaz y fue un traidor a la Patria y a su institución.

ESTE ES EL TEXTO DE LA CARTA ABIERTA:

Coordinadora del Personal Exonerado de la Armada
Avenida Ing. Eduardo Domínguez 1021, Maipú, Santiago;

Fono –Fax : (02) 4914825;
Celular 09-5790545


CARTA ABIERTA A LA OPINION PUBLICA DE CHILE

En relación con las declaraciones del Sr. Almirante, Rodolfo Codina Díaz, Comandante en Jefe de la Amada, publicadas en el diario La Nación, el día sábado 26 del presente, los ex - funcionarios de la Armada de Chile, exonerados el año 1973, por oponerse a la conspiración de los oficiales de la Institución, que finalmente culminó en el golpe de estado, nos permitimos precisar lo siguiente:

Señor Almirante Codina, su apreciación, respecto a que la Armada ha cumplido con los requerimientos de la Jueza Eliana Quezada, en relación con los oficiales procesados por el homicidio y desaparecimiento (la Institución todavía mantiene secuestrado su cadáver) del sacerdote Miguel Woodward, no es consistente con la realidad, por tanto no se puede exigir a la ciudadanía lo que Ud. indica en esa declaración: “.

El comandante en jefe de la Armada, almirante Rodolfo Codina, afirmó el viernes que tras el proceso que se lleva contra seis oficiales en retiro de la institución por el secuestro y posterior desaparición del sacerdote inglés Miguel Woodward en 1973, deberían acabar las protestas contra el buque escuela Esmeralda”

Señor Almirante, las miles de víctimas de las torturas que pasaron por los diferentes centros de detención e interrogatorios (léase centros de torturas) institucionales, no aceptarán jamás un lavado de imagen semejante, cuando los crímenes de lesa humanidad cometidos en el Cuartel Silva Palma, la Academia de Guerra Naval, el Buque Escuela Esmeralda, las naves mercantes Lebu y Maipú, la isla Quiriquina, el Fuerte Borgoño, el cuartel Rodríguez, el gimnasio de la Base Naval de Talcahuano y la Isla Dawson, por no mencionar los centros de detención y trabajos forzados de Isla Riesco y Colliguay, de los cuales fuimos involuntarios huéspedes, tienen la misma connotación y gravedad que el crimen cometido contra el sacerdote Woodward y Jaime Aldoney, claman por la debida
justicia.

Por tanto, mientras la Institución no entregue el listado de todo su personal involucrado en crímenes de lesa humanidad, tendrán la misma credibilidad que las palabras del General Cheyre cuando decía que el Ejército no tenía antecedentes de violaciones a los derechos humanos, sin embargo, uno de sus más connotados generales fue quién llevó al paredón a ciudadanos inocentes y además indefensos, para ser ejecutados a mansalva por la tenebrosa caravana de la muerte. Hechos reconocidos treinta años después y sólo cuando se vio enfrentado a las acusaciones de un Juez de la República.

Por otra parte, Señor Almirante Codina, en aras de la democracia, la reconciliación nacional y la paz social, en definitiva, por el bien de nuestra patria, sincerémonos de una vez por todas. La Marinería Constitucionalista reconoce hidalgamente que sobrepasamos los reglamentos militares para poder cumplir con nuestro deber, organizándonos en defensa de la Constitución y el Gobierno legítimo de la República, vigente hasta la fecha del infausto golpe de estado del año 1973.

Sin embargo, Ud., jamás ha reconocido que fue uno de los oficiales de la Escuadra que conspiró abiertamente para romper con el estado de derecho, (le recomendamos leer su carta, firmada por puño y letra, en el libro Bitácora de un Almirante) dirigida al Vicealmirante Merino, a quien Ud., y los suyos denominaron arbitrariamente Comandante en Jefe de la Armada, demostrando con ello, un bajísimo respeto por las Instituciones del Estado de Chile, a las cuales todos los militares nos debemos subordinar.

Es doloroso constatar que quienes conspiraron contra el estado de derecho y finalmente dieron el golpe de estado, terminaron su carrera militar con el pecho lleno de medallas y una suculenta jubilación otorgada por el estado de Chile, (incluidos los recientemente declarados reos por la muerte de Jaime Aldoney y el sacerdote Woordward), sin embargo, los militares democráticos que se mantuvieron fieles a su juramento militar, en consecuencia, estuvieron por el lado de la constitución y de las leyes, denunciando y tratando de frenar la conspiración golpista que se gestaba en los cuarteles, se les truncó su carrera militar y se le han conculcado sus derechos previsionales.

Es un principio de justicia preguntar, ¿Dónde están nuestras medallas y el merecido reconocimientos de parte del estado de Chile?. Llevamos 35 años tratando de que las Instituciones también funcionen en beneficio de quienes “tuvieron el coraje para alzar la voz
disidente en esos momento en que se imponía la fuerza y la sinrazón”. (Carta del
Ex – Presidente Lagos a nuestros representados).

En relación con vuestra aseveración: “Lo que hemos hecho es colaborar, al contrario de perturbar la Justicia", le debemos recordar que sus expresiones públicas no se condicen con las reales actitudes de vuestra institución. En causa rol 8.217 del año 2002, por secuestro calificado, asociación ilícita y apremios ilegítimos contra quienes resulten responsables, interpuesta por nosotros ante la Ministra de Fuero, Sra. Corti, con fecha 24 de abril de 2003, ésta magistrado se declaró incompetente (¿?) porque los delitos habían ocurrido en recintos militares, ordenando remitir los antecedentes al Juzgado Naval de la
Iª Zona Naval.

Con fecha 9 de octubre, ese Juzgado aceptó la competencia y con fecha 27 de octubre del mismo año, es decir, en menos de 20 días, el Sr. Juez Naval, Contralmirante Francisco Martínez Villarroel, se formó la convicción y resolvió que “el hecho denunciado es un simple delito que prescribe en el plazo de cinco años”.

Sería interesante recordar, quién, en esa fecha, era el Comandante en Jefe de la Armada y Jefe del Sr. Juez naval. También sería interesante confrontar la convicción de ese Juez Naval, con la legalidad vigente, en la cual se considera la tortura (dicho en términos elegantes, apremios ilegítimos), como un crimen de lesa humanidad y por tanto, imprescriptible.

También sería pertinente aclarar el impasse expuesto hace algunos días por el diario La Nación, en el cual el Almirante Millar dice que un Almirante, “a título  personal” fue a hablar con la Ministra Corti para que dilatara los procesos en contra de oficiales de la Armada. ¿De que estamos hablando Sr. Codina?,

Como último, recordamos una vieja costumbre marinera para castigar a los subordinados que habían cometido graves infracciones a la disciplina. Se les colgaba un albatros muerto al cuello y debían llevarlo hasta que éste se cayera despedazado por la putrefacción. Hasta que el alto mando de la Armada no decida enfrentar en forma franca y transparente las violaciones a los derechos humanos en las reparticiones institucionales que hemos señalado, el tema de las violaciones a los derechos humanos en nuestro país, seguirá siendo un albatros pestilente, colgado al cuello de nuestra querida Institución.

Por la Coordinadora del Personal Exonerado de la Armada de Chile, en agosto de
1973

José Díaz D. Víctor Martínez
Ex – Mro. 1º El. Ic., U - 2180 Ex – Op 3º El., U - 1607
Cl. O´higgins Asmar (T)

Víctor Reiman C. Sergio Fuentes P.
Ex – Op. 3º., U - 4734 Ex – Mro. 1º Ar. Tl., U - 4734
Asmar (T) D.D. Blanco Encalada

Sergio Villar V. Oscar Carvajal G.
Ex - Op. 2º E. Rf., U - 1030 Ex -Mro 1º Mc. El, U - 3286
Asmar (T) D.D. Cochrane

Juan Roldán B Guillermo Castillo E.
Ex – Cabo 2º Ar. Ap , V - 154 Mro. 1º Af. El., U - 4223
D.D. Blanco Encalada Cl. Prat

Víctor López Z. Luís E. Rojo G.
Ex – Mro. 1º Mc. El., U - 4393 Ex – Mro. 1º Mc. El., U - 3755
Cl. Prat D.D. Blanco Encalada

Luís Jorquera Bernardo Flores V.
Ex – Cabo 2º Mc. El., T - 4465 Ex – Mro 1º Tp.Os., U - 4267
Base Aeronaval El Belloto D.D. Blanco Encalada

Julio Gajardo N. Tomás Alonso M.
Ex – Cabo 2º Mc. El . Av., T - 4535 Ex – Mro 1º Af. Mq., U - 2061
Base Aeronaval El Belloto Esc. De Ingeniería Naval

Mariano Ramírez R. Ricardo Tobar T.
Ex – Cabo 1º El., T - 1810 Ex – Cabo 2º Cf. Ms., T - 4477
Esc. De Ingeniería Naval Esc. De Armamentos

Jaime Salazar José Velásquez M.
Ex – Mro. 1º Mc. Art., U – 4631 Ex – Mro. 1º Me. Cf., U - 4652
D.D. Blanco Encalada D.D. Blanco Encalada

Guillermo Vergara D. Juan Segovia A.
Ex – Op. 1º Ab., T - 3502 Ex – Mro 1º Art., V - 1473
Esc. de Ingeniería Naval D.D. Blanco Encalada

Luís Jiménez C. Carlos Alvarado G.
Ex – Mro 1º Me. Av., U - 2134 Ex – Cabo 1º Mc.; T - 2427
Base Aeronaval El Belloto Esc. de Ingeniería Naval

Pedro Blaset C. Bernardo Carvajal S.
Ex – Cabo 2º El. Ic., U - 1077 Ex – Mro 1º El., U – 1090
Cl Alm. Latorre Cl Prat

Luís Aguirre R. Jaime Espinoza
Ex – Mro 1º Mc. El., U - 4109 Ex –Mro. 2º Mr.; V - 1485
C. Silva Palma R.E. Quinta Normal

Claudio Espinoza T. Jaime Balladares C.
Ex - Mro 1º El.; U - 2207 Ex – Mro 1º Art.; U - 2089
D.D. Blanco Encalada Cl. O´higgins

Nelson Córdoba P Pedro Lagos C.
Ex – Mro. 1º Mq., U - 3431 Ex – Cabo 1º Rt., T - 2999
Esc. de Ingeniería Naval D.D Blanco Encalada

Roberto Fuentes F. Santiago Rojas C.
Ex – Mro. 1º El. Ic.; U - 2226 Ex – Cabo 2º Cf., U – 584
D.D. Blanco Encalada Cl. O´higgins

Rodolfo Claro C. Carlos García H.
Ex – Mro 1º art. V – 885 Ex – Mro 1º Mc. El. , U – 4308
Cl. Latorre Cl. Prat

CAMIROAGA, INVERECUNDO 'MARIQUITA', REPRESENTA A LOS COMANDOS DE CHILE

20080511194951-camiroaga.jpg

HOMOSEXUALIDAD Y COMANDOS

Por Máximo Kinast

La homosexualidad es una opción sexual, tan válida como cualquiera otra y merece el mismo respeto que cualquier otra opción.

El sexo es una necesidad de caracter imperativo. No tener sexo es condenarse a alteraciones mentales que afectan el caracter y la personalidad. Estamos hechos así. Somos animales sexuados y sexuales. Negarlo es del género idiota.

Esa necesidad de sexo hace que la homosexualidad brote con fuerza en organizaciones de hombres solos, como los ejércitos, conventos y otros centros y sociedades anti naturales. No es extraño que entre los ’valientes soldados’ abunden los homosexuales. Y sería una cobardía y un atentado a los Derechos Humanos criticarlos por sus preferencias sexuales. Yo los critico por ser soldados, con independencia y absoluta prescindencia del sexo que practiquen. Lo criminal es ser soldados. Es criminal sentirse importantes por ser expertos en matar, asesinar, secuestrar, torturar, robar cadáveres y ocultar las pruebas de su felonía. Y lo peor es sentir lealtad hacia sus compañeros de fechorías y respetar la ’omerta’ la sagrada ley del silencio de la Mafia. ¿Se nota que me dan asco?

Hay personas cobardes, dobles, cínicas, que con independencia de su sexo o del que practiquen muestran una personalidad que se conoce como ’mariquitas’. Mi distinguido maestro, Don Benjamín Subercaseaux, medalla al valor otorgada por la Resistencia Francesa por su lucha contra el nazismo, navegante solitario por los mares del sur, Premio Nacional de Literatura, Miembro de la Academia de Ciencias de Francia y un gran amigo personal del Dr. Salvador Allende, odiaba a los mariquitas con tanta fuerza como confesaba abiertamente su homosexualidad en la sociedad homofóbica del Chile de los años 60.

Toda esta introducción para decir que yo también odio a los mariquitas y me dan pena. Pero hay uno que me alegra: el Camiroaga. Me da una gran satisfacción que un mariquita de la peor especie esté representando a ’nuestros valientes soldados’ en TV Nacional en el Programa Pelotón. Un programa fascista, belicista, inculto, troglodita, que intenta blanquear a los criminales de las Fuerzas Armadas de Chile y fomentar la futura invasión ’humanitaria’ de Bolivia, a efectos de robar el gas de los bolivianos con la excusa de evitar su desmembramiento.

Me satisface ver al Camiroaga, porque representa con mucha propiedad a los Comandos de Chile, con sus boinitas coquetamente caidas sobre un ojo y con su pañuelito de seda al cuello, con su corvito al cinto, siempre dispuestos a acicalarse antes de asesinar prisioneros desarmados y atados. Camiroaga es el perfecto comando. Mariquita hasta para disimular su evidente homosexualidad... igualito a nuestros uniformados.

 

Fuente: http://chileInsolito.blogia.com

Publicado en http://BoliviaInsolita.blogia.com



ROCHA, UN ASESINO INVERECUNDO Y LA INVERECUNDA IGLESIA CATÓLICA

EL CASO ROCHA Y LA IGLESIA CATÓLICA

Publicado en El Clarín Digital del 14 de mayo

Dude bastante sobre la conveniencia u oportunidad de tratar este tema.   Evidentemente no es de buen gusto referirse a quien acaba de morir, sin embargo, el tema principal de lo que sigue no es Rocha sino la actitud de la Iglesia Catolica.

A traves de los medios de comunicacion (y principalmente del diario El Mercurio, que ha efectuado una cobertura de este tema particularmente respetuosa y de "guante blanco"), nos hemos enterado de la vida, milagros, pasion, y muerte de Gerardo Rocha.   Desde sus humildes origenes y dificultosa juventud hasta su reciente muerte, pasando por sus periodos de auge y magnificencia.   Cien millones de dolares de fortuna lo atestiguan.   Decenas de establecimientos educacionales creados y formados al alero de la dictadura, desde centros de formacion tecnica hasta universidades, lo confirman.   Segun se ha dicho, Rocha era "un Tomista" (un seguidor y admirador de Santo Tomas de Aquino); sus universidades  --entre ellas la muy catolica Universidad Santo Tomas, que cuenta con varias sedes en el pais--  , fueron creadas en ese molde.

Quizas por eso es el trato que ha recibido de la Iglesia Catolica.  Estamos hablando de una persona a la que, todos los elementos y pericias conocidas, señalan no solo como el autor de un brutal homicidio con ensañamiento   --el del anciano Jaime Oliva, quien vivia un tranquilo retiro en el balneario de El Quisco en compañia de su esposa--   , sino tambien de un sujeto que mato a su a su victima mediante el expediente de torturarla   --hasta provocarle un paro cardiaco--   con una arma de electroshock.   En otras palabras, torturo a Jaime Oliva hasta matarlo.  El incendio de la casa y la posterior incineracion del cadaver de Jaime Oliva solo tenian por fin tratar de ocultar el deleznable crimen anteriormente descrito.   Es mas, esto lo hizo con premeditacion   --incluyendo la previa contratacion de un "detective privado" para localizar y espiar a su victima--   y tambien con alevosia   --se hizo acompañar de dos otros individuos, empleados de el, para no tener problemas en reducir fisicamente al anciano que era casi treinta años mayor.

Rocha, como producto de sus celos descontrolados   -y ahora sabemos, celos tambien infundados--  , rabia, y tambien de su imprevision, fue victima del incendio que inicio con el fin de calcinar el cadaver de Jaime Oliva.  Rocha resulto gravemente quemado y esas lesiones le causaron finalmente la muerte, en su cama de la Clinica Indisa donde habia sido internado, y 74 dias despues de cometido el crimen. 

Hasta aqui, esto no seria sino una pagina mas de la cronica roja, quizas con el agregado de la fortuna y de la relevancia social del asesino  (relevante entre aquellos que se reconocen entre si como "gente de bien").

Poco a poco, a traves de los dias y las semanas transcurridos, nos hemos ido enterando de otras situaciones que resultan dificiles de explicar:   Rocha era un catolico integrista y estaba casado.   Sin embargo, hace muchos años habia dejado a su esposa legitima ("esposa a los ojos de Dios") para irse a vivir con otra mujer.   Con esta mujer tuvo tres hijos, hijos   --desde el punto de vista tradicional de la Iglesia Catolica--    del pecado:   todos ellos producto del deseo y de la fornicacion.  

Hasta el dia de hoy en muchos  --si no en la mayoria--  de los establecimientos educacionales regentados por la Iglesia Catolica se exige que los padres de los estudiantes alli matriculados esten casados e incluso, en el caso de que los padres esten separados o, peor aun, divorciados, esta sola razon impide que ese estudiante pueda ingresar en ese establecimiento.  

En el caso de Rocha, esto no fue asi:  no solo sus hijos estudiaron en colegios catolicos (sin que, obviamente, nadie les exigiera los mismos requisitos que al resto del alumnado) sino que se ha llegado a saber que el Papa Juan Pablo II, algun tiempo antes de morir, recibio a Rocha y a su conviviente en una visita privada.   En otras palabras, el Papa recibio a dos personas que estaban viviendo en concubinato (y por lo tanto, en "pecado mortal") y que lo continuaron haciendo despues de su visita al Pontifice, hasta el momento de la muerte de uno de ellos.  A partir de esto, uno concluye que la Iglesia Catolica no aplica las mismas razones y la misma logica   --e incluso esta dispuesta a torcer o a no aplicar sus propias normas a personas seleccionadas--   cuando se trata de "gente de bien".     El caso de Cecilia Bolocco y la rapida anulacion de su anterior matrimonio por la Iglesia, para poder casarse nuevamente por la Iglesia con Carlos Menen, cuando este era aun Presidente de Argentina, vienen a la memoria.

Es mas, el episodio de violencia criminal de Rocha llevado a cabo en el balneario de El Quisco, en contra de Jaime Oliva, no fue el unico:   hubo tambien episodios de violencia intrafamiliar que, esporadicamente, afectaron a su conviviente y de los cuales quedo evidencia judicial a traves de distintas denuncias.

Dentro de este escenario, la muerte de Rocha no habria sido objeto de mayor analisis, si no es porque tras su muerte se efectuaron, obviamente, sus funerales.  Y, para extrañeza de muchos, sus funerales, que se llevaron a efecto de manera privada tras un velatorio en el Monasterio de las Carmelitas Descalzas en el Cajon del Maipo (oh, sorpresa!), continuaron con una misa (mas sorpresa aun!!!) , que tambien fue privada, a la que asistieron desde Lucia Pinochet Hiriart hasta Marta Larraechea (pasando por el Senador Nelson Avila y por el diputado Maximiano Errazuriz, entre otros conspicuos del espectro politico) y contando con la presencia del Obispo Bernardino Piñera.    

Extraña situacion para quien no solo asesino a otra persona, un anciano que no estaba en condiciones de defenderse, sino que esta acreditado pericialmente que le causo la muerte a traves de torturas...   Y, mas sorprendente aun, es constatar que ahora se trate de proyectar, a traves de una campaña comunicacional,  que Rocha es alguien a quien hay que admirar   --y seguir en su ejemplo--   porque Rocha seria uno de los "educadores" (a traves de la creacion de "universidades negocios") mas importantes que ha tenido Chile...   Esto ultimo, la pretension de mostrar a Rocha como un ejemplo digno a emular, sin que salgan voces en contrario, ayuda en parte a explicar el estado de la educacion en nuestro pais...

Por ultimo, toda esta situacion me trae a la memoria una vivencia que me toco presenciar de muy cerca:   el inesperado, doloroso, e inexplicable suicidio de la hija de una querida amiga mia.   La hija de mi amiga, recien titulada de medico y cursando un postgrado en la UCLA, se suicido en la ciudad de Los Angeles probablemente producto de una depresion.    Presencie el dolor de mi amiga, indecible, indescriptible, inenarrable.    Supe de su viaje a Estados Unidos para traer los restos de su hija de regreso a Chile.   Supe despues de su peregrinar de iglesia en iglesia y de parroquia en parroquia para solicitar un espacio a la Iglesia Catolica para poder velar el cadaver de su hija y para efectuar una misa de despedida.   Supe de su dolor al ser rechazada en cada uno de esos lugares    --por esta misma Iglesia Catolica que acaba de honrar a Rocha con otra misa--    porque, le dijeron, su hija se habia suicidado... (y probablemente muerto, por lo tanto, en "pecado mortal").   Finalmente mi amiga fue acogida por la Iglesia Ortodoxa quien proveyo el lugar para el velorio de su hija y tambien efectuo la misa que mi amiga deseaba para despedir a su hija y que la Iglesia Catolica le habia negado.

Extraña sociedad esta de la "gente de bien", extraña Iglesia esta que despide "privadamente" a un asesino (millonario) pero que se niega a despedir a una suicida (joven y talentosa).  Extraña Iglesia que le ofrece una misa a quien vivio hasta su ultimo suspiro en estado de "pecado mortal" (conviviendo con otra persona distinta de su legitima esposa) y que aduce el "pecado mortal" como excusa para no realizar una misa por quien no causo nunca un daño a otro...     Extraño pais este, que se define como catolico, y que observa todo esto en silencio y que calla lo que seguramente siente "en el fondo de su alma", para no ofender o provocar disgusto en la "gente de bien", o al Obispo Piñera y a la jerarquia eclesiastica.  

Pedro Alejandro Matta

LA INVERECUNDA ARMADA DE CHILE: FUNADA

Este es un email de ’Funachile’ Mensaje:

FUNA A LA ARMADA DE CHILE

UNA VEZ MAS NUESTRA ORGANIZACIÓN REALIZÓ

UNA ACCIÓN DE DENUNCIA,

ESTA VEZ SE TRATO DE UNA FUNA A LA ARMADA DE CHILE,

A PESAR DE LA REPRESIÓN DE QUE FUIMOS OBJETO

SE LOGRÓ EL OBJETIVO DE DESENMASCARAR

A ESTOS "VALIENTES MARINOS"

QUE SE ESCONDEN TRAS SUS ROPAJES DEMOCRATICOS

 

SEPAN QUE NADA NOS DETIENE

UNA Y MIL VECES LES GRITAREMOS EN LA CARA

¡¡ SI NO HAY JUSTICIA, HAY FUNA !!

 

MAS INFO EN

http://www.funachile.cl

 

 

Los crímenes cometidos por la ARMADA DE CHILE a lo largo de nuestra historia, muchos de ellos en defensa de los intereses de las clases dominantes y denunciamos su participación institucional en la violación sistemática de los derechos humanos durante la dictadura militar, habilitando en sus dependencias centros de tortura y externinio como: la Academia de Guerra Naval y el Cuartel Silva Palma, los buques Maipo y Lebu de la Compañía Sud Americana de Vapores y el Buque Escuela Esmeralda.

 

Hechos en los que participaron, entre otros, los actualmente procesados por el asesinato del sacerdote Miguel Woodward


Fotografía Jorge Zuñiga http://trincheradelaimagen.blogspot.com/

 

Vicealmirante (R) Adolfo Walbaum Wieber Ex Jefe de la I Zona Naval y primer intendente de Valparaíso nombrado por la Junta Militar, actualmente procesado por el asesinado y desaparición del sacerdote Andrés W

Vicealmirante (R) Guillermo Adoney Hansen Ex Jefe de Estado Mayor de la I Zona Naval

Vicealmirante (R) Juan Mackay Barriga, hoy vicepresidente del Consejo de Almirantes y Generales en retiro de Valparaíso.

Capitán de Navío (R) Sergio Barra Von Kretschmann Ex Jefe de Inteligencia Naval y posteriormente Segundo Jefe de la DINA.

Capitán de Navio (R) Ricardo Riesgo Cornejo, quien trabajó bajo las ordenes directas del Capitán Barra

Dr. Carlos Costa Canessa, acusado de emitir un certificado de defunción para el sacerdote Woodward, sin haber visto su cuerpo.

 

LA ARMADA AMPARÓ CRIMINALES

Porque, a partir del 11 de septiembre de 1973 efectivos de las fuerzas navales, ponen en marcha un plan preparado en los meses anteriores al Golpe de Estado, y habilitan en sus dependencias varios centros en los que miles de hombres y mujeres padecieron la tortura y el exterminio.


LA ARMADA AMPARA CRIMINALES

Durante más de tres décadas la Armada ha pretendido negar, tanto las responsabilidades institucionales en las violaciones a los derechos humanos como la intervención en ellas de sus altos mandos, versión que ha sido corroborada por su actual Comandante en Jefe Almirante Rodolfo Codina, sin embargo, hoy la investigación ha comprobado lo contrario.


EXIGIMOS que la armada deje de ocultar información y asuma ante la comunidad nacional e internacional sus responsabilidades institucionales en las violaciones sistemáticas a los derechos humanos durante la dictadura militar.

 


Fotografía Jorge Zuñiga

http://trincheradelaimagen.blogspot.com/

¡¡ASESINOS DE LA ARMADA DE CHILE!!

¡¡ ESTAN FUNADOS !!

MÁS FOTOGRAFÍAS

WWW.FUNACHILE.CL

EL INVERECUNDO EJÉRCITO DE CHILE TODAVÍA NO CONFIESA QUIENES FUERON LOS ASESINOS DE VÍCTOR JARA

Fuente: www.larepublica.com.pe/content/view/222624/

El rastro de los asesinos

Por Raúl Mendoza

 

 
Image
Ícono. Desde su muerte, en 1973, Víctor Jara se convirtió en figura eterna de la canción social latinoamericana.
 

El 11 de setiembre de 1973, el día del golpe militar en Chile, Víctor Jara llegó con su guitarra a la Universidad Técnica del Estado para cantar en la inauguración de una exposición donde también iba a estar el presidente Salvador Allende.

Ahí se encontró con amigos, estudiantes, profesores y se enteró del ataque a La Moneda. Eran otros tiempos. Y los presentes, contestatarios, socialistas, antifascistas, decidieron quedarse en la universidad para resistir la represión que se venía. Pero la resistencia no tenía futuro. A la mañana siguiente los militares rodearon el recinto y detuvieron a los que encontraron adentro, incluido el cantautor chileno. Tres días después fue asesinado.

Los detalles de su muerte han quedado como símbolo de lo que fue la dictadura chilena que encabezó Augusto Pinochet. A Víctor Jara lo llevaron al Estadio Nacional de Chile y ahí lo torturaron, le destrozaron las manos a culatazos y, cuando estaba muy malherido, lo asesinaron de 44 balazos. Era el 15 de setiembre. Su cuerpo fue encontrado tres días después cerca de un cementerio. La ‘versión oficial’ fue que se había enfrentado a tiros contra un grupo de soldados y murió en la refriega.

 
Image
El estadio de Chile donde él y cientos de chilenos murieron.
 
Habría que esperar hasta el 2001, con Pinochet fuera del poder y acusado de miles de crímenes, para que la justicia iniciara una investigación por el crimen de Víctor Jara, autor de ese himno a la ausencia que es "Te recuerdo Amanda" y decenas de temas populares con alto contenido político y social. Recién en el 2004 se pudo identificar al jefe militar del Estadio de Chile, porque el Ejército se negó a proporcionar el nombre: era el coronel (r) Mario Manríquez Bravo.

El abogado de la familia Jara, Nelson Caucoto, cuenta que incluso tuvo que hacer un llamado público para identificar al oficial a través de testimonios de detenidos que estuvieron en el estadio.

El oficial Manríquez Bravo era comandante y a fines de 1973 fue ascendido a coronel. Según declaró en el proceso, ese año se retiró de las fuerzas armadas. Entre los muchos que lo reconocieron está el actual senador chileno Nelson Ávila, que también fue recluido en el estadio. "(A Manríquez) Lo había tratado con anterioridad.

Era una persona muy atenta, con una personalidad afable (…). En el estadio lo reconocí inmediatamente. Incluso me acerqué, pero hizo como que no me conoció. Era la persona de más alto rango en el recinto" contó Ávila a un diario de Santiago.

No se trata del único militar involucrado en la muerte de Víctor Jara. Las investigaciones iniciadas contra él en el 2004 continuaron hasta el presente año a fin de identificar a otros oficiales. En el proceso se probó la jefatura de Manríquez en el estadio y se citó nombres de otros oficiales.

Pero hace unos días el juez Juan Fuentes Belmar cerró la investigación sin acusar a nadie más. A Joan y Amanda Jara, viuda e hija de la víctima, la conclusión les ha sabido a muy poco. "Estoy muy preocupada, porque se cierra un caso que, se supone, es emblemático. Qué pasa ahora con todos los otros casos del Estadio de Chile", dijo la viuda a la radio Cooperativa.

Para el abogado Nelson Caucoto nada está perdido. "Es seguro que vamos a reabrir la causa y avanzaremos en la identificación de otros implicados. El coronel Manríquez trata de aminorar su responsabilidad indicando que no conocía a Víctor Jara. Pero una persona encargada de un recinto de prisioneros tiene el papel de garante de la seguridad, la integridad y la vida de todos en el lugar", dijo a DOMINGO.

Si se prueba la participación directa de Manríquez en el crimen durante el juicio que vendrá, le aguardarían no menos de 15 años de reclusión de acuerdo con otros fallos.


"EL PRÍNCIPE" Y OTROS MÁS

 
Image
Rostros del terror. Arriba, Edwin Dimter, ex oficial del Ejército. Se sospecha que es “El Príncipe”, autor del asesinato de Jara, pero no está probado. Abajo, imagen de TV del coronel (r) Mario Manríquez, único acusado por el crimen.
 
 Image
¿Quiénes son las otras personas involucradas en el crimen del célebre cantor? En la prensa y en la propia investigación surgieron otras pistas. Muchos detenidos recuerdan a un joven teniente que era el más sanguinario de cuantos se encargaron de mantener bajo control a los prisioneros en el estadio.

Le decían "El Príncipe" y, según publicó el diario La Nación, "era alto, rubio, de ojos azules, pelo engominado hacia atrás: un perfecto pije que se paseaba en los pasillos superiores del estadio como pavo real (…) permanentemente amenazando e insultando a los prisioneros".

"¿Me escucha la cloaca marxista? ¿Me oyen los comemierda? ¡Ahora se acabaron los discursos, chuchas de su madre! Ahora van a tener que trabajar. A los que se nieguen a trabajar, los fusilaremos. ¿Me escuchan los vendepatria?... ¡Tengo voz de Príncipe!", se le escuchaba decir. Y ¿quién era –y es– El Príncipe? Era un oficial de 23 años entonces. Muchos de los testigos que han declarado ante la justicia lo identifican como el teniente (r) Edwin Dimter Bianchi.

En mayo del 2006 organizaciones de derechos humanos lo ubicaron trabajando para la Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones (SAFP) en Santiago. Citado a declarar, Dimter aceptó que estuvo destacado en el Estadio de Chile, pero no aceptó ser "El Príncipe". Y no se pudo probar lo contrario.

Ningún oficial acepta ser "El Príncipe" porque según muchos testimonios este oficial sí tuvo injerencia directa en las torturas y muerte de Víctor Jara. Hay testigos que afirman que estaba en las golpizas que le propinaban. Y en las de muchos otros. Se cuenta que una vez tropezó con la pierna de un prisionero tendido en el suelo y, de la rabia, ordenó que lo mataran a culatazos. Un nazi completo.

Otros oficiales que estuvieron en el Estadio de Chile ya identificados son el teniente coronel Roberto Souper y el teniente Raúl Jofré Gonzales. Junto a Dimter habían participado en un alzamiento contra el gobierno de Allende y estuvieron presos varios meses hasta que fueran liberados el día del golpe.

Al día siguiente los destacaron al estadio. "Dimter y Jofré fueron los más ‘perros’ en el Estadio. Tenían sangre en el ojo. Venían con mucha odiosidad por haber estado presos. (…) El ensañamiento para con los presos se explica por el estado psicológico con que venían," contó un oficial del Ejército, citado en un artículo de la página web PiensaChile.com.

 
Image
Represión. Tras el golpe en Chile las detenciones de universitarios y activistas de izquierda como Víctor Jara eran comunes. Aquí un grupo de mujeres llegando al Estadio de Chile.
 
¿Pueden ser estos oficiales los asesinos de Jara? Eso debía establecerse en la investigación que se ha cerrado, pero no se los incluyó. "Hay nombres y sobre eso se está trabajando, pero nos falta un mayor cúmulo de información y por eso apelaremos para la reapertura de la investigación", dice Nelson Caucoto, el abogado de la familia Jara.

También señala que como el Ejército se ha negado a informar sobre los otros oficiales del estadio insistirá en su llamamiento público a los cinco mil detenidos que hubo en el lugar, a los oficiales retirados y a los conscriptos que sirvieron ahí para lograr la identificación de los responsables directos o indirectos.

No parece estar solo en este empeño: los parlamentarios oficialistas Antonio Leal, Ximena Vidal y Tucapel Jiménez han pedido la reapertura del proceso indagatorio y afirman que el Ejército conoce el nombre actual del oficial apodado "El Príncipe", por lo que deberían proporcionarlo.

"No se puede actuar con complicidad respecto de un grupo de oficiales que torturaron, quebraron las manos y asesinaron de 44 balazos al más grande de los cantautores nacionales", dijo Leal. Todo indica que se reabrirá la investigación. Mañana lunes Joan Jara encabezará una manifestación frente a los tribunales de Santiago para hacer el pedido. Treinta y cinco años después la sombra de Jara sigue pidiendo justicia, como en sus canciones.

EL CANTOR POPULAR

 
Image
Foto del recuerdo. Siguen peleando para que procesen a los asesinos del cantautor.
 
Víctor Jara fue asesinado pocos días antes de cumplir 41 años. Vivió relativamente poco, pero dejó una obra ya considerada parte de la historia musical-cultural chilena y latinoamericana. Estudió en un seminario católico y allí aprendió canto impulsado por su fascinación por la música, pues nunca tuvo formación académica.

Antes de hacerse cantautor se interesó en el teatro e hizo una carrera destacadísima en este rubro. Se vinculó al mundo del folklore como director artístico e intérprete. En 1966 apareció su primer long play como solista: "Víctor Jara". También se hizo director artístico del grupo Quillapayun y grabó con ellos "Canciones folklóricas de América"

 
Image
FAMILIA. Joan y Amanda Jara, viuda e hija de Víctor Jara, en un acto cultural reciente.
 
En 1969 ganó el Primer Festival de la Nueva Canción Chilena con el tema "Plegaria a un labrador". A partir de ahí llegarían nuevos discos y se convertiría en un ícono de la canción de protesta, de alto contenido social en Latinoamérica. Su tema más recordado es "Te recuerdo Amanda", pero también la "Zamba del Ché", o "El derecho de vivir en paz".

Cuando Salvador Allende llegó al gobierno en Chile, apoyó el proyecto socialista de Jara en el ámbito cultural. Fue detenido el 12 de setiembre de 1973 y asesinado en el Estadio de Chile. Su esposa pidió una investigación en 1974, pero el caso fue sobreseído. Treinta años después –en el 2003, sin dictadura– el estadio se rebautizó con su nombre.

Una placa con un poema suyo se colocó en una de las puertas. Dicen que por ahí salió su cuerpo sin vida el día que lo mataron.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris